Secciones
Síguenos en:
NI VENCEDORES NI VENCIDOS

NI VENCEDORES NI VENCIDOS

La Patria estaba amenazada, en peligro, y el orgullo nacional herido , esos fueron los elementos que en opinión del Presidente del Ecuador, Sixto Durán-Ballén, condujeron a esta nación a una nueva confrontación bélica con su vecino país del sur, Perú.

Durán-Ballén habló con EL TIEMPO, ayer sábado, momentos antes de abordar el avión que lo condujo hasta Bahía de Caraquez, en la costa ecuatoriana, donde pasará el fin de semana para reponerse de 20 días de agitada actividad.

Fueron días de profunda preocupación, de dolor y emoción , narró el mandatario ecuatoriano.

Preocupación, por la violenta agresión . Dolor, por las heroicas víctimas de un conflicto que nosotros no buscamos . Y, emoción, por la extraordinaria valentía y profesionalismo de nuestras fuerzas armadas que nos llenaron de gloria al defender con éxito nuestra soberanía nacional .

Durán-Ballén también le salió al paso a sus críticos por los términos de la Declaración de Itamaraty, nombre que se le dio al acuerdo de cese al fuego firmado en la madrugada del viernes en Brasilia.

Las negociaciones , dijo, se basaron en la que ha sido la tesis nacional de los últimos días: no dar ni un paso atrás .

A los cuestionamientos de que que se habían cedido posiciones fronterizas, dijo que los destacamentos de Tiwinza, Base Sur y Cueva de los Tayos, permanecen en nuestro poder, son controlados por fuerzas armadas ecuatorianas . Agregó que no es cierto que nos hayan sido arrebatados por las armas y aseguró que serán defendidos con vigor en las conversaciones diplomáticas que adelantarán los dos países con los garantes del Protocolo de Río de Janeiro.

Durán-Ballén señaló que ahora los garantes deben decir como se debe interpretar la realidad geográfica entre Perú y Ecuador. Y se declaró confiado de que la comisión propondrá una revisión al Protocolo de Río para solucionar definitivamente el histórico problema entre estas dos naciones.

Los siguientes son apartes del improvisado diálogo entre el mandatario ecuatoriano y EL TIEMPO, celebrado ayer en la mañana en la Base Aérea, Mariscal Sucre (Quito).

Por qué Ecuador aceptó firmar la Declaración de Paz de Itamaraty, retirando sus tropas de los puestos militares de Tiwinza, Base Sur y Cueva de los Tayos, en tanto que Perú permanece firme en sus posiciones ? La verdad es que en el documento, en el numeral cuatro, se establece muy claramente que las referencias geográficas son sólo para efectos de desmovilización y desmilitarización de la zona y no para efectos de soberanía. Hay que tener en cuenta que las tropas peruanas habían penetrado muy al norte de la Cueva de los Tayos. Ahora tienen que retroceder hasta el puesto de vigilancia Soldado Pastor, en su territorio. De tal forma que las dos fuerzas se movilizarán para evitar una nueva confrontación. Ese es el objetivo de la Declaración de Itamaraty.

Osea que hay retiro de tropas ecuatorianas de los puestos en disputa ? No señor, que eso quede muy claro. Lo que se acordó fue la concentración de fuerzas. En el caso de Ecuador en Coangos, y en el de Perú, en el puesto Soldado Pastor. Cueva de los Tayos, es bueno recordarlo, está en un punto intermedio, un sitio de encuentro en el que nos hemos mantenido firmes, pese al fuego permanente.

Había alguna orden por parte de su gobierno de avanzar y tomar puestos peruanos en la frontera ? Mi orden fue no ocupar instalaciones peruanas. En todo el proceso no atacamos ningún destacamento peruano. Todos los ataques fueron hacia nosotros. Pero nuestra gente no logró ser sacada y permaneció en sus sitios.

Quién ganó y quién perdió? Lo mejor sería decir que aquí no hay vencedores ni vencidos Pero si uno quiere ser objetivo sobre lo que ha sucedido, todo indica que hemos salido mejor librados. Ellos (los peruanos) han perdido por lo menos cinco helicópteros. Ayer se perdió otro aparato en la selva y les derribamos cuatro aviones. Ellos sólo nos averiaron un avión.

Los términos de la Declaración de Paz, si satisfacen las aspiraciones de Ecuador en la búsqueda de una solución definitiva al diferendo limítrofe con el Perú? En tanto que los cuatro garantes y los dos países busquen una solución justa, si. En cuanto al statu quo del momento también, porque significa que no seguimos destruyendo vidas humanas inútilmente. En el aspecto práctico yo creo que ha significado para el Perú el tener que reconocer que no pudieron tomarse ni una sola de nuestras posiciones.

Cuál fue el momento más crítico durante el conflicto ? Todo el período fue intenso hasta el momento en que se firmó la Declaración de Paz. Perú siempre dilató el asunto. A los diversos documentos ellos presentaron variaciones y variaciones. Por lo menos en dos ocasiones se llegó a un texto final pero en el momento de firmar el Perú aumentaba, retiraba o modificaba cosas. El grupo de garantes les impuso una hora final para firmar el documento y afortunadamente en la madrugada del viernes (hora brasileña) se decidieron a firmar.

Quedó descartado el arbitraje Papal? Para que haya un arbitraje se necesita que las partes acuerden que el asunto debe ir a un arbitro. Por ahora está descartado.

Los expresidentes de su país han hecho reparos a la Declaración de Itamaraty...

El doctor León Febres Cordero fijó esa posición posiblemente por desconocer el documento, y el doctor Borja olvida que toda tesis requiere de dos partes. Si usted invita a una joven a bailar y ella no lo acepta, pues no hay baile.

Es evidente que existe en la frontera una zona delimitada pero no demarcada. En la práctica esto supone una renegociación o al menos una revisión al Protocolo de Río de Janeiro.

Lo que nosotros hemos plateado claramente es que el Protocolo de Río de Janeiro, en la parte no delimitada no es ejecutable. Nosotros hemos recogido la tesis del expresidente, Galo Plaza, que cuando en 1947 se descubrió que existía una realidad geográfica distinta de aquella que planteaba el Protocolo, pidió el replanteo de los hitos porque simplemente no había modo de cumplir el acuerdo. El protocolo establecía un divisorio entre los ríos Zamora y Santiago y no conocíamos -ni el Ecuador, ni el Perú, ni los garantes-, que había una realidad geográfica distinta. Que había otro río: el hoy tan celebre río Cenepa.

Entonces, lo que tienen que hacer los garantes si quieren ser justos e imparciales, como lo deben de ser, es reconocer que hay una realidad geográfica que hace inejecutable el Protocolo en este punto y con base en eso proponer un cambio para esa parte del Protocolo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.