Secciones
Síguenos en:
PALMIRANOS SE MUEREN DE SED

PALMIRANOS SE MUEREN DE SED

Una inversión de más de 600 millones de pesos, realizada hace ocho años, en la planta de tratamiento de agua potable para los corregimientos de Palmira se quedó en una mole de cemento. Hasta la fecha los 6.500 usuarios no han recibido agua proveniente de la millonaria inversión.

Los 6.500 habitantes de los corregimientos La Cascada, Tienda Nueva, y las veredas La Bolsa, La Pampa, Olimpo, Sinserín, La Estrella y Las Palmas esperan que la Empresa de Energía del Pacífico S.A. (Epsa) les dé una respuesta a esta problemática.

Jairo Bautista, promotor de saneamiento, mostró su preocupación ante la escasez de agua, dado que en las últimas dos semanas se han detectado once casos de hepatitis, así como manchas en la piel, dolores estomacales y otras sintomatologías ocasionadas por la falta de tratamiento del agua.

Entre la población crece el descontento. Y manifiestan sus razones, pues para suplir sus necesidades la comunidad debe buscar en quebradas donde son arrojados desechos de aguas negras, gallineros y cocheras , dijo Eurípides Balcázar, uno de los perjudicados.

El representante Italo Morello dijo a EL TIEMPO-Cali Valle que todo se debe a que la Epsa, antigua Cvc, se niega a dar el permiso para hacer la captación de la bocatoma y el cambio de administración. Desde el primero de enero ha condicionado el permiso a una revisión del comité técnico argumentando que los planos que se presentaron no sirven.

Por su parte, el ingeniero Bernardo Espinosa, de la sección de aguas de la Cvc manifestó que el acueducto regional, diseñado por salud pública, tiene el aval de la Cvc. En este, indicó el funcionario, se asignó un caudal de 20 litros por segundo.

Agregó que el problema se debe a que quienes construyeron el acueducto no se les informó sobre la operación de la bocatoma.

Cuando se hace el mantenimiento al canal, el nivel de agua se baja y la bocatoma queda colgada y no hay forma de suministrar el líquido.

Para solucionar el problema, los habitantes solicitaron el diseño de una nueva bocatoma o que la corran 200 metros hacia arriba del lugar donde actualmente funciona.

También se sugirió la construcción de una bocatoma en el canal alterno que lleva el agua para el acueducto de Palmira.

Para este proyecto la Alcaldía autorizó una partida de diez millones de pesos, pero esto no es posible hasta tanto la Epsa no dé la respectiva autorización.

En similares condiciones, y desde hace seis meses, se encuentran dos mil habitantes del corregimiento Barrancas, también en el oriente de Palmira.

Según los expertos, el problema de allí se debe a lo obsoleto de la tubería.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.