El abecé de la crisis ab

El abecé de la crisis ab

Lo que se ha llamado la ‘parapolítica’ es la consecuencia de una profunda crisis política que ha empezado y cuyo destino es profundizarse. Para tener una posible solución, lo primero es tener una visión común de lo que está pasando. Unos dicen que la crisis es institucional y que cubre todas las instituciones; otros, que no hay crisis sino, por el contrario, fortaleza del Estado; y otros pensamos que se trata, no de una crisis institucional general, sino de una de carácter político muy profunda y que tiene en estado de absoluta ilegitimidad a todo el sistema político y principalmente al Congreso de la República.

01 de mayo 2008 , 12:00 a.m.

El origen de esta situación también está en discusión. La crisis se origina por la extensión de una práctica ilegal de hacer política y de acceder al poder. Pero los amigos del Gobierno atribuyen el problema a la Corte y sus actuaciones. Es la Corte quien ha creado la inestabilidad, dicen por todos lados los voceros oficiales y sus altavoces. No son los hechos delictivos, sino su investigación y sanción lo que genera la crisis, es el argumento repetido. Por eso, tiene audiencia la propuesta planteada en reunión de la bancada de Gobierno, pero expósita por ahora, de crear un tribunal especial que reemplace a la Corte en la investigación de congresistas.

La Corte es cuestionada por su parcialidad y por su lentitud por el Gobierno, por sus ministros y sus amigos. La parcialidad la cuestionan, o con la pregunta indirecta, o con la afirmación cruda de que por qué no se investiga la relación entre políticos y las Farc. La ausencia de investigaciones sobre la ‘farcopolítica’ es el manto de duda que se tiende sobre la Corte. Pero la pregunta es si esto es o no responsabilidad de esta.

Cuando pide al Gobierno, para investigar estas relaciones, que le entreguen el computador de alias ‘Raúl Reyes’, hay dilaciones o gagueos. Ojalá se entregue de inmediato esta pieza procesal a la Corte Suprema y se profundice en investigaciones de políticos nacionales y extranjeros con las Farc. Es necesario para el país hacer estas indagaciones y ahí el Gobierno tiene que pasar de la retórica a los hechos, con aportes de pruebas, de inteligencia, de evidencias que permitan ahondar en la realidad de la relación de guerrillas con políticos en el pasado y en el presente. Si el computador de alias ‘Jorge 40’ fue una de las piezas para iniciar las investigaciones sobre ‘parapolítica’, pues el de ‘Reyes’ debe ser el que sirva para desenredar esta madeja con la guerrilla.

La celeridad de la Corte también ha sido cuestionada por nadie menos que por el Ministro del Interior y de ¡Justicia! Y lo ha hecho en público y en el Congreso. Curioso cuestionamiento, sin fundamento, de acuerdo con los datos reales de los procesos, pero hace parte de una batería de acusaciones contra la Corte, que remató esta semana el Vicepresidente, quien dijo, sin sonrojarse, que le parecía que la justicia, en la decisión de suspender la extradición de un paramilitar, había recibido dineros de la mafia. Aclaró enfáticamente, eso sí, que no tenía pruebas. “No tengo ninguna prueba, pero cuando uno ve cómo ha funcionado el narcotráfico, a uno no le extraña y creo que el país no es bobo y los periodistas tampoco, de cómo es que el narcotráfico y estos señores operan. A mí no me causaría ninguna sorpresa”.

Descalificar a la Corte por cualquier motivo real o ficticio es el común denominador del Gobierno.

La salida de esta crisis política debería ser pronta, antes de que sus efectos pasen a otras esferas de la institucionalidad o de la vida nacional.

La crisis es del sistema político, pero por su indefinición y ahondamiento puede extenderse a otras áreas y, además, pasar de estar confinada a los asuntos internos para extenderse más allá de las fronteras. Por eso ahora, como nunca antes, la responsabilidad de la dirigencia política está en buscar soluciones a esta situación, que, sin afectar las decisiones judiciales, sino, por el contrario, apoyándolas, recuperen la legitimidad de la política y del Congreso y se tomen medidas para que lo ocurrido no se repita

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.