Secciones
Síguenos en:
SOBRE LA HISTORIA Y JORGE LEYVA

SOBRE LA HISTORIA Y JORGE LEYVA

Hace unos días, a raíz de una columna de D Artagnan en la que se refiere una vez más al General Rojas Pinilla y a los cerrados resultados de las elecciones presidenciales del 19 de abril de 1970, recordé que Hernando Santos, de tiempo atrás, me había insinuado afablemente que escribiera sobre mi padre.

Por la época de la fecha citada, Jorge Leyva llevaba año y medio de fallecido. Sin embargo, el escrito aludido trajo a mi mente su recuerdo y la necesidad de atender prontamente la observación de don Hernando, a propósito de que mi amigo D Artagnan atribuye en su recuento el proyecto del aeropuerto internacional de Eldorado -una de las muchas obras de Leyva- al gobierno de Rojas.

Y no es que la confusión en torno de la paternidad de una u otra iniciativa o del mismo aeropuerto tenga mayor importancia práctica. Claro que no. Lo que se desea recalcar es la necesidad de que la historia de Colombia se registre tal como ella ha ocurrido.

El país desconoce su historia reciente. Y no porque no exista el acceso a una literatura más o menos ordenada que recoja los eventos acaecidos en los últimos 50 o 60 años; o porque no se encuentren los documentos o los testimonios necesarios para interpretar metodológicamente los alcances de variadísimos episodios sucedidos a partir de los años 30. El problema más bien se centra en que, entre nosotros, la historia no se expresa todavía como ciencia. Como que aún nos encontramos en la etapa de su manipulación y utilización al gusto del interesado o del más fuerte. A más de que están quienes la escriben para que les quede al talle, utilizando para ello su propio metro y maniquí, sin que importe para nada cómo enhebren con su pluma a sus congéneres. Con la particularidad de que por lo general sólo tocan a quienes carecen de capacidad de respuesta por encontrarse en el otro mundo y sin pasaje de regreso. Y lo escrito, escrito queda y escrito está.

Jorge Leyva ha sido víctima de esas formas vetustas y artesanales de registro histórico. Y por ello a la fecha se desconoce su perfil humano, su visión futurista del desarrollo nacional, su estatura de hombre de estado y su obra en general. Así que, aunque el asunto relativo al aeropuerto de Eldorado carezca de trascendencia, es un tema que toca con él y que sirve para aludir a su memoria.

Al inicio de los años 50, desde la cartera de Obras Públicas, emprende Leyva un conjunto de proyectos para modernizar la infraestructura nacional. Los aeropuertos quedan incluidos en la mira del Ministro. Contrata para el estudio del caso a la firma de ingenieros consultores Madigan-Hyland Corporation de Nueva York, que presenta a consideración del gobierno un documento denominado Propuesta de Vías Aéreas y Programas de Aeropuertos para la República de Colombia. En él se insinúa el mejoramiento y la construcción de 29 terminales.

Varios aeropuertos se diseñaron y construyeron a partir de aquel informe. Entre ellos, Cartagena, Pasto y Bogotá. Otros se quedaron entre el tintero hasta años después. En el caso de la capital, a solicitud de Leyva, los señores Knappen, Tippetts, Abbett y Mac Carthy, de Nueva York, adelantan el planeamiento y los análisis de localización del que ha de ser un moderno terminal aéreo. A comienzos de 1953, entregan sus recomendaciones. Entonces el Ministro Leyva adquiere, en nombre de la Nación, los terrenos en que se ubica el actual aeropuerto. Todo en consideración a múltiples aspectos técnicos y económicos; y particularmente, habida cuenta de la necesidad futura de una segunda pista que habría de ser de Tipo A , de aproximadamente 4.000 metros, dado el desempeño que al decir de los ingenieros norteamericanos preveían los fabricantes de aviones para los aparatos de propulsión a chorro .

Cuarenta y dos años después de lo referido, los aviones a chorro no han logrado aterrizar en esa segunda pista prevista para ellos desde inicios del 53. Y en vísperas del nuevo milenio, todavía se debate maliciosamente la derrota de Rojas Pinilla en los comicios del 70. Esa es la historia moderna de Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.