Secciones
Síguenos en:
CAMPANAZO DE ALERTA POR CRÉDITOS MOROSOS

CAMPANAZO DE ALERTA POR CRÉDITOS MOROSOS

El boom de préstamos del sistema financiero no llego solo. Como lo habían previsto algunos analistas desde hace varios meses, también trajo un alto crecimiento de las deudas morosas de los colombianos.

Las últimas cifras reveladas por la Superintendencia Bancaria son un campanazo de alerta para el Gobierno, los organismos de control y las propias entidades financieras.

La Superbancaria llamó la atención al sistema financiero para que sea más estricto con sus clientes. El jalón de orejas se dirigió especialmente a las compañías que manejan tarjetas de crédito, ya que se ha detectado que algunas están aprobando este sistema de préstamos sin el lleno de los requisitos mínimos que utilizaban en el pasado.

El organismo de vigilancia anunció incluso la puesta en marcha de mayores controles sobre las entidades que manejan tarjetas. Ya hay en la mira diez organismos de crédito que se han excedido en las normas y sobre las cuales se podrían aplicar multas, cuyo monto mínimo es de seis millones de pesos.

La inquietud de la Superbancaria está relacionada con el aumento de las deudas vencidas que a diciembre de 1994 ascendieron a 1,1 billones de pesos, con un aumento del 60 por ciento frente a 1993.

Esta cifra representa el 5,2 por ciento de la cartera total vigente que llegó a 21,6 billones de pesos (un billón: un millón de millones).

El mayor deterioro corresponde a la cartera vencida con hipoteca y los préstamos de consumo, en los cuales tienen un gran peso las tarjetas de crédito.

Sin embargo, en enero el crecimiento de los préstamos vencidos en el sector era mayor: en la semana que concluyó el 27 de enero, las deudas vencidas en los bancos ya representaban el 7,99 por ciento de la cartera total.

Consumo disparado La mayor preocupación se centra en el crédito de consumo, cuya cartera vencida asciende a 541.000 millones de pesos, según la Superbancaria.

En esa modalidad el énfasis en la necesidad de un mayor control recae en las tarjetas de crédito. Un informe de Panorama Macroeconómico y Financiero de la Asociación Bancaria señala que de 701.949 millones de pesos del total de créditos de las tarjetas a septiembre de 1994, el 11,6 por ciento se encontraba en mora, es decir, 83.578 millones de pesos.

De esos recursos, 44.574 millones de pesos correspondían a vencimientos inferiores a tres meses y 29.345 millones a más de seis meses.

La Asobancaria sostiene que ese nivel del 11 por ciento de la cartera vencida puede considerarse normal , en esta modalidad de préstamos. En los últimos diez años el nivel de cartera vencida frente a cartera total en el dinero plástico se ha situado entre 10 y 11 por ciento.

Para el gremio no es cierto que la calidad de la cartera de consumo muestre una tendencia al deterioro. Además, el tamaño de la cartera de consumo, que hoy representa el 26 por ciento del total de préstamos del sector financiero, es en buena parte, el resultado de medidas que permitieron a las entidades de crédito cubrir un sector que antes estaba siendo atendido con financiación informal y mayores tasas de interés.

En ello coincidió la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), al señalar que el 11 por ciento de cartera vencida es un nivel aceptable. El hecho de que el mayor porcentaje de cartera morosa sea inferior a tres meses es tranquilizador. Si las deudas fueran superiores a seis meses, sí sería preocupante.

Préstamos de vivienda Para el caso de las corporaciones de ahorro y vivienda (CAV) los préstamos en mora pasaron de 75.000 millones de pesos en 1993 a 246.000 millones en diciembre pasado.

Sin embargo, este crecimiento tiene una explicación. El presidente del Instituto Colombiano de Ahorro y Vivienda (ICAV), Guillermo Gómez Estrada, aseguró que el aumento obedeció a las resoluciones expedidas en 1994 por la Superbancaria que cambiaron el régimen de provisiones de cartera y la manera de calificar las deudas vencidas.

Antes, se pasaba a cartera morosa el valor de las cuotas atrasadas, mientras que ahora se tiene que incluir también el capital, hecho que obviamente aumenta la cartera morosa de las CAV. En septiembre, la cartera hipotecaria vencida estaba en 2,6 por ciento y por efecto de las normas pasó a 4,2 en diciembre.

El dirigente gremial enfatizó que no hay indicios de que se produzca un deterioro en la cartera de las entidades porque existen suficientes provisiones de recursos y las garantías son sólidas.

Las normas contenidas en las resoluciones son claras y estrictas porque obligan a la entidad financiera a mirar más la capacidad de pago del deudor que la calidad de la garantía . El hecho de que haya fondos interesados en invertir en titularización de cartera hipotecaria, demuestra que existe confianza .

Anif sostiene que en materia de regulación las normas existentes son las más estrictas a nivel internacional. No hay ningún peligro para el sistema ya que inmediatamente se deteriora la cartera se hacen provisiones.

Si bien estamos muy lejos de una situación preocupante, no podemos minimizar el problema de la cartera. Claro que no es raro que se haya deteriorado cuando el crédito creció por encima del 40 por ciento en 1994. Los bancos están a tiempo de ser muy cuidadosos , afirmó Javier Fernández Riva, presidente del gremio, al resumir la situación del sector y el manejo de la cartera morosa.

(RECUADROS MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.