Secciones
Síguenos en:
ARDEN LOS CAMPOS BOYACENSES

ARDEN LOS CAMPOS BOYACENSES

A los verdes sembrados boyacenses los alcanzó el fuego. En los últimos dos días más de mil hectáreas han quedado convertidas en cenizas. Diariamente, los incendios forestales acaban con la tranquilidad de los campos. Hasta el momento, en lo que va corrido este año, han sido arrasadas cerca de dos mil hectáreas de bosques nativos.

Ayer, los alcaldes de los municipios afectados suplicaban a las autoridades que les enviaran recursos para ayudar a apagar los focos. Pero el Comité Regional de Desastres no escuchó las angustiosas voces de los mandatarios. Y la flora siguió ardiendo.

Los municipios más afectados son Tasco, Toca, Socha, Paz de Río, Monguí, San Eduardo, Nuevo Colón y Sotaquirá. Hasta anoche, había sido imposible controlar las llamas en la población de Tasco. La Policía informó que allí se han quemado por lo menos 900 hectáreas.

En Socha, la situación también era complicada. El comité local de emergencias se reunió anoche con el propósito de evaluar la magnitud de los incendios. A las seis de la tarde enviamos una comisión de 20 hombres. Y mañana temprano (hoy), tomaremos las medidas necesarias. Desafortunadamente el gobierno departamental no nos ha apoyado y hemos tenido que enfrentarnos con los cuatro focos a punta de machete y azadón , dijo Marcos Alvarado, tesorero de este municipio.

En todas las poblaciones de Boyacá, afectadas por las llamas, los alcaldes han tenido que ingeniarse métodos rudimentarios para controlar el fuego. El Comité Regional para la Atención de Desastres no les ha brindado la colaboración necesaria, ni la asistencia técnica a los municipios.

En sitios alejados como la vereda de Daitó, en Aquitania, donde por las características montañosas es dificil llegar, se desconocían cuántas hectáreas fueron arrasadas. En esta región opera el frente 23 de las Farc.

Igualmente, en Jericó, en límites con Casanare, por lo escabroso del terreno, hasta anoche era imposible controlar la situación.

Otro de los sitios que más preocupa a los pobladores es Tibasosa, donde, a pesar de que los incendios son apagados en las noches, con la llegada del día vuelven a encenderse. En la vereda Guática, los bomberos y la Policía han logrado impedir que las llamas lleguen hasta los transmisores de Caracol. Allí han ardido 70 hectáreas.

Entre tanto, el Páramo de Ocetá, en Monguí, por poco es alcanzado por la conflagración que se presentó en el sitio La Caja del Rey. Allí, las llamas volvieron cenizas cerca de 40 hectáreas de frailejón, romero y siete cueros. Este es el segundo incendio forestal que se presenta en menos de 15 días en esa región. La vez pasada, cerca a la Caja del Rey, se quemaron 100 hectáreas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.