Secciones
Síguenos en:
SE LE ROMPIÓ LA DIRECCIÓN

SE LE ROMPIÓ LA DIRECCIÓN

La rotura de la columna de dirección de su Williams-Renault fue la causa principal del accidente que costó la vida al piloto brasileño Ayrton Senna durante el Gran Premio de San Marino, válido para el Mundial de Fórmula Uno, el 1 de mayo de 1994, en el circuito de Imola.

Según el informe definitivo de ocho páginas, firmado por los ocho expertos designados por el juez de instrucción encargado de la investigación, Maurizio Passerini, la salida de la pista del monoplaza del brasileño y su violento impacto a 22 grados contra el muro de contención de la curva Tumbarello, son imputables a la rotura de la dirección del auto en el ingreso del viraje, a una velocidad de entre 210 y 220 kilómetros por hora.

Para los expertos, otros factores también tuvieron su implicación en el fatal desenlace como el hecho de que al dejar la pista, el auto se encontró sobre un terraplén cuya superficie presentaba numerosas asperezas, lo que redujo sensiblemente la eficacia de frenado.

En el momento en que Senna perdió el control del auto, a la entrada de la curva, la velocidad estaba estimada en 310 kilómetros por hora.

El auto sufrió, siempre según los expertos, violentas vibraciones y ondulaciones debido a las desigualdades del terreno antes de chocar brutalmente contra el muro de protección, situado a 38 metros de la pista.

En su informe, sin embargo, los expertos no mencionan ninguna irregularidad específica en el circuito, cuyas características, según ellos, se ajustan a las normas de los reglamentos internacionales.

El magistrado encargado del asunto debe estudiar de forma detallada el informe y podría escuchar a Franck Williams. Después decidirá si se debe enviar a los tribunales a las 17 personas, o a una parte de ellas, que habían recibido un aviso de investigación como consecuencia del accidente.

A pesar de los resultados de esta investigación, la escudería Williams Renault no quedó satisfecha: Teniendo en cuenta los elementos que poseemos, nuestras hipótesis no son las mismas , afirmó Claudio Naccarato, abogado de Williams-Renault, en un comunicado difundido ayer tras conocer el resultado de la investigación. Naccarato añadió que la escudería prefiere por el momento no pronunciarse de forma oficial, mientras espera que el auto, embargado en un garaje del circuito de Imola, le sea devuelto por el magistrado para que Williams-Renault concluya su propia investigación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.