HOSTIGAMIENTOS PERMANENTES EN LA FRONTERA

HOSTIGAMIENTOS PERMANENTES EN LA FRONTERA

Con la muerte de los ocho infantes de marina, el domingo pasado, se eleva a 21 el número de militares y policías venezolanos muertos en emboscadas y ataques a puestos fronterizos por guerrilleros colombianos en los diez últimos años.

28 de febrero 1995 , 12:00 a.m.

La guerrilla colombiana utilizaba antes el territorio venezolano como una especie de santuario para esconder a sus perseguidos, curar a sus heridos y secuestrar ganaderos para proveerse de recursos económicos, armas, alimentos y medicinas.

Sin embargo, en la década de 1980 se intensificaron los secuestros de ganaderos y empezaron los ataques a puestos fronterizos militares y policiales venezolanos en varias acciones armadas, de las cuales las siguientes fueron las más importantes: El 12 de mayo de 1987 guerrilleros colombianos emboscaron a un destacamento de la Guardia Nacional de Venezuela que destruía plantaciones de marihuana en la sierra de Perijá, con el resultado de ocho muertos y varios heridos.

Una patrulla de la Guardia Nacional venezolana choca con un grupo guerrillero muy cerca del río Arauca, el 10 de marzo de 1991, con un saldo de dos muertos y varios heridos.

En octubre de 1991, un grupo guerrillero se enfrenta a una comisión policial en la zona de Aricuaiza, en el municipio de Catatumbo, del estado de Zulia, y resulta muerto un agente civil.

El 13 de febrero de 1992, la guerrilla colombiana ataca a un escuadrón de caballería motorizada en Puerto Páez (estado de Amazonas), y hiere a tres soldados.

Dos años más tarde, el 7 de agosto, se produce un enfrentamiento armado sin víctimas en Guafitas y la Guardia Nacional encuentra cargas de dinamita en los bordes de la carretera, dispuestas para un futuro sabotaje.

El primero de noviembre de 1994, una patrulla militar es emboscada en La Charca, entre las poblaciones de Nula y La Victoria, con un saldo de dos muertos y una decena de heridos.

En enero de 1995, un grupo guerrillero intenta secuestrar a tres técnicos de la empresa petrolera Corpoven y en el hecho muere uno de éstos.

Finalmente, el 26 de febrero de 1995, una columna guerrillera destruye el puesto fluvial de Cararabo, sobre el río Meta (Estado de Apure), y causa la muerte de ocho infantes de marina, además de cuatro heridos y cuatro desaparecidos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.