Secciones
Síguenos en:
LA SERENATA FUE POR CUENTA DE MÉXICO

LA SERENATA FUE POR CUENTA DE MÉXICO

A todo señor, todo honor: Que viva México!...

Con una gran técnica, con mucho control, con capacidad para sobreponerse a las circunstancias adversas y, por encima de todo, con una fortaleza mental envidiable para sacar los ases de la manga justo en los momentos cruciales, la delegación azteca comandada por Maribel Machado y Marco Antonio Zepeda frustró las ilusiones de Colombia y se alzó con los máximos honores del Primer Campeonato Centroamericano y del Caribe de Bolos, que concluyó ayer en la Corporación de Bolos El Salitre (CBS).

Criollos y manitos fueron, junto con los puertorriqueños, grandes protagonistas de un duelo de cuatro días que solo en dos ocasiones les sonrió a los locales. Solo que, respaldados por una técnica de alta escuela y por el bagaje de muchos torneos internacionales, los de la tierra de las rancheras y los tacos dieron un concierto de buen jugar.

María Clara Salazar, Luz Adriana Leal, Jaime Andrés Gómez y David Romero, los colombianos, salieron decididos a conquistar el oro de la última jornada, en cuartas mixtas y la final de todo evento.

Pero se encontraron con un muro infranqueable. Un muro llamado Georgina Zerratos, Daniel Falconi, Machado y Zepeda, los aztecas. Ellos, sin un estilo tan vistoso como el de los nuestros, pero con una técnica más efectiva, sumaron los derribos necesarios para colgarse las preseas doradas.

A pesar del repunte de Gómez y de la regularidad de Leal, los altibajos de Salazar y de Romero, más el excelente nivel del mexicano Zepeda, dieron al traste con la aspiración de los nacionales. Fueron 4.592 pines derribados por los manitos, contra 4.474 (118 de diferencia) de los nuestros.

Pero el espectáculo bonito y emotivo se registró en la final del todo evento, la categoría que premia a los mejores del torneo. A esta instancia clasificaron los tres primeros de cada rama: la mexicana Machado, la colombiana Leal y la boricua Ashie González, en femenino; y el azteca Zepeda, el criollo Romero y el panameño Eric Lanuza, en masculino.

El acumulado de las 24 líneas del torneo quedó en el pasado y la modalidad de escalera consagraría al campeón. En una primera ronda jugaban segundo contra tercero, a una sola línea, y el vencedor lo haría, a dos, contra el primero en el acumulado.

Doble triunfo de los colombianos en esta instancia, con relativa facilidad: Leal dominó 181 a 175 a González, mientras Romero fue más contundente ante Lanuza: 217 a 183.

Con las tribunas de la CBS convertidas en un fortín, con un público absolutamente entregado, la ilusión del comienzo terminó en una sentencia: los mexicanos fueron mejores durante todo el torneo y al final se dio la justicia.

Claro que hubo tiempo para soñar. Romero pegó un primer golpe al derrotar 213 a 183 a Zepeda y Leal se inclinó por apenas un pin, 171 a 170, ante Machado. Pero la segunda línea aterrizó a los aguerridos colombianos: los aztecas ganaron ambas medallas de oro, con victorias 224 a 168 en femenino (395 a 338 en el acumulado) y 215 a 167 en masculino (total de 398 a 380).

Hubo caras largas y una que otra lágrima, pero los aplausos de la gente, sumados al unánime reconocimiento de los rivales, indicaron a los valores nacionales que esta vez la derrota en las pistas era lo de menos. Lo realmente significativo fue demostrar que se está para grandes cosas en el futuro y que se cumplió un excelente papel de anfitriones. Que viva Colombia!...

(Resultados: ver Cifras)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.