Secciones
Síguenos en:
EN NICARAGUA PROPONEN LA TERCERA CONSTITUCIÓN

EN NICARAGUA PROPONEN LA TERCERA CONSTITUCIÓN

El ex presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, propuso ayer llamar a elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente, con el propósito de elaborar una nueva Constitución y poner fin a la crisis institucional en el país.

Es indispensable llegar a un acuerdo nacional dijo. Que se reabra el diálogo entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo y que se cuente con la participación de los partidos, la Iglesia Católica, los gremios y los sindicatos .

Con esta sugerencia, el líder sandinista se sumó a la posición del gobierno de la presidenta Violeta Barrios de Chamorro, que no reconoce las enmiendas constitucionales publicadas por el parlamento el viernes pasado. Y es que para Chamorro las reformas no le convienen en la medida que están a favor de la no reelección presidencial ni de ella ni de sus parientes hasta en cuarto grado.

Aunque el dirigente sandinista no sugirió ninguna fecha para esas elecciones, advirtió que el Gobierno y el Parlamento deben buscar una solución al conflicto esta misma semana para evitar que el país caiga en el caos.

Una sola opción Ambos poderes se encuentran muy desacreditados por las posiciones que mantienen en torno a las reformas y si no buscan un arreglo, el pueblo tomará el poder con los votos , sentenció el ex gobernante.

Según la Constitución promulgada en 1987 durante el gobierno sandinista, le corresponde al Parlamento hacer la convocatoria para instalar una constituyente y hasta que eso no ocurra, conservará su mandato y seguirá en vigencia esa misma Carta Magna.

Chamorro podría disolver el Parlamento y convocar a una constituyente, pero los observadores políticos consideran esa una medida altamente riesgosa, considerando que la presidenta mantiene poco respaldo de las fuerzas que la llevaron al poder.

El ex presidente Sergio Ramírez (disidente sandinista e impulsor de las reformas) sostiene que ya no se puede echar marcha atrás porque sería sembrar la confusión y lo único que vale es negociar las leyes secundarias que regularán la materia.

Pero la confusión ya prima entre los nicaragenses pues de hecho hay dos constituciones; la que fue promulgada por los sandinistas y que reconoce el gobierno y la que contiene las reformas aprobadas por el Parlamento.

A juicio de varios analistas, el punto de conflicto de esta ley es la disminución de facultades del poder Ejecutivo, las nuevas atribuciones que confiere al parlamento y, en especial, la prohibición a los parientes cercanos del gobernante de turno de elegirse como presidentes o de ocupar cargos públicos de relevancia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.