Responsabilidad inmediata y sin chantajes

Responsabilidad inmediata y sin chantajes

La soberbia va a terminar de hundir el actual Congreso. Con 26 congresistas en la cárcel, los colegas que quedan en el Congreso gastan tiempo discutiendo si el Congreso es legítimo o ilegítimo, si hay que hacer reformas o no, si las hacen ya o esperan al 2010. No hace falta un doctorado en ciencia política para concluir que el actual Congreso no aguanta un examen de legitimidad.

08 de abril 2008 , 12:00 a.m.

Lo que se pide al Congreso es muy concreto: saquen a los bandidos de las corporaciones públicas y castiguen a los partidos que los apoyaron. Así de simple. En lenguaje de Ley eso traduce en: 1. Anulen los votos de los políticos aliados con criminales, 2. Devuélvannos la platica que de buena fe les habíamos dado para que hicieran campaña, 3. Quítenles esas curules a los partidos que los avalaron, 4. Reasignen las curules a partidos que no tengan condenados por vínculos con la ilegalidad, 5. Quítenle la personería jurídica a un partido que tenga más del 20% de sus miembros condenados, de manera que no pueda seguir haciendo política, y 6. Fortalezcan las medidas que puede tomar la justicia para castigar a quienes se alíen con criminales.

Esas son las normas de responsabilidad política que deben aplicarse de manera inmediata para quitarle a la criminalidad la representación política que impuso a la fuerza, no sólo en el Congreso, sino en alcaldías, gobernaciones, consejos y asambleas. Una vez se saque esa representación ilegítima, habrá algo de oxígeno y credibilidad para discutir otras medidas que mejoren la política y la blinden de la criminalidad. Se requiere actualizar el código electoral, la ley de partidos, la financiación electoral, discutir la conveniencia de otra reelección, el equilibrio de poderes, etc. Ninguna de esas discusiones la podrá abordar con algo de legitimidad el Congreso si primero no se responsabiliza y se purga.

En vez de comprometerse con la aplicación inmediata de esas sanciones y con su depuración, la mayoría de congresistas anda en la teoría de que van a aprobar una reforma para fortalecer los actuales partidos, y entienden por fortalecimiento que los partidos tengan menos competencia y más plata. Para limitar la competencia proponen subir el umbral del 2 al 5%, de manera que sea más difícil para movimientos ciudadanos e independientes llegar al Congreso. Con umbral del 5%, un ciudadano que quiera empezar en política ya no necesitaría mínimo 170.000 votos sino casi 500.000 para poder llegar al Congreso. El resultado sería que solamente 5 o 6 partidos grandes podrían competir (el Partido Liberal, el Conservador, La U, Cambio Radical y El Polo, entre otros). Los ciudadanos tendríamos que rogarles a esos partidos que nos den un chancecito en sus listas si aspiramos a llegar al Congreso. Y también quieren más plata, para lo cual proponen que haya mayor financiación pública, o sea, que cojan más platica de nuestros impuestos y se la giren anticipadamente para sus campañas. ¡Por favor, señores congresistas! ¿Ustedes creen que los ciudadanos estamos pintados en la pared y somos su hazmerreír? ¿Que cuando mandamos pedir responsabilidad, ustedes nos pueden contestar con un mico engavetado? ¿Con qué cara se atreven los mismos partidos que tienen a sus políticos en la cárcel a pedirnos que los fortalezcamos? Y no sólo eso, sino que además nos dicen que si queremos sanciones “es punto de honor” para la U, Cambio Radical, el Partido Liberal y el Partido Conservador que la reforma incluya subir el umbral del 2 al 5%, con el argumento de que tener menos partidos y más grandes es lo que evita que la criminalidad se cuele en la política.

Nada más falso. El 65% de los congresistas que están en la cárcel por vínculos con la mafia y el paramilitarismo son de esos 4 partidos, que ahora nos exigen “puntos de honor”. Los puntos de honor de la reforma los ponemos los ciudadanos que estamos en las calles, no los partidos que están en la Picota. Aprobar las normas de responsabilidad política en el Congreso es el mejor camino, pero no el único. Los actuales congresistas tienen hasta el 20 de junio para decidir qué camino nos dejan. En cualquier caso, no puede ser el de chantajearnos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.