INFIERNO EN EL PÁRAMO DE SANTA ROSA

INFIERNO EN EL PÁRAMO DE SANTA ROSA

Aunque el cuerpo se me movía por los impactos de las explosiones, yo me contenía para que no se dieran cuenta de que estaba vivo , relata el sargento Hernán Albán Linares.

17 de abril 1996 , 12:00 a.m.

A esa actitud debe el hecho de ser uno de los 16 militares que sobrevivieron a la emboscada de las Farc, en la que murieron 30 de sus compañeros en las montañas de Puerres (Nariño).

Luego del ataque, los guerrilleros les robaron todas las pertenencias a los muertos , dijo. Cuando me cogieron el brazo pensé de que se iban a dar cuenta de que tenía pulso, pero lo que hicieron fue quitarme el reloj y sacarme la billetera .

El suboficial recuerda que eran las 6 de la tarde del lunes y había mucha neblina en la carretera.

El y cuatro soldados más iban en el sexto carro de la caravana militar que, viajaba de la base de Los Alisales, en los límites con Putumayo, a la sede del Grupo Mecanizado Número 2 Cabal, en Ipiales. En los vehículos viajaban un oficial, tres suboficiales y 45 soldados.

Los militares regresaban de custodiar el Oleoducto Transandino, que pasa por Nariño, cerca a la frontera con Ecuador. Ellos solo llevaban fusiles y munición.

La trocha es utilizada únicamente por lo militares encargados de vigilar el Oleoducto que corre paralelo.

Albán recuerda que los soldados con los que iba no hacían sino hablarle de los 20 días que le faltaban para terminar el servicio militar y regresar a sus casas.

Después de seis meses de aguantar frío, los soldados, en su mayoría de Tumaco, habían terminado su misión de proteger la infraestructura petrolera.

Buscar trabajo, estudiar, celebrar con sus familias y amigos eran sus planes. Era el último viaje, antes del retiro.

Horas antes habían sido notificados de que el 23 de mayo dejarían las filas para volver a sus casas.

El ataque Cuando la caravana cruzaba por el sector del páramo de Santa Rosa, en jurisdicción de Puerres, decenas de baldes de plástico, cada uno con cinco kilos de dinamita, explotaron al lado y lado de la carretera, en un tramo de aproximadamente kilometro y medio.

La onda explosiva alcanzó a cuatro de los seis carros. Santa Rosa es un páramo despoblado a 75 kilómetros de Ipiales, que permanece nublado la mayor parte del tiempo.

Después, desde los frailejones y rocas, cerca de 150 guerrilleros de los frentes 29, 32 y 48 comenzaron a disparar contra los ocupantes de los vehículos. Entonces, este escenario a 3.400 metros de altura y temperaturas bajo cero se convirtió en un infierno.

Yo venía en el último carro, que no alcanzó a ser dinamitado. Desafortunadamente a mis compañeros que iban adelante ya los tenían cubiertos , contó el sargento Albán.

Los soldados reaccionaron pero demasiado tarde. Se tiraron a una zanja . Albán apenas podía dar explicaciones desde su lecho de enfermo en el Hospital de Ipiales.

No me remataron porque tenía la cabeza boca abajo y totalmente ensangrentada y ellos creían que estaba muerto, recuerda el Sargento. No recuerdo qué más pasó; quedé privado y resulté en un paraje lleno de maleza y cuando me di cuenta ya era de mañana .

Cuando se despertó, no se veían los guerrilleros. Solo quedaron entre los hierros retorcidos de los camiones los cuerpos de los 30 soldados y un suboficial, en medio de una nube de pólvora.

Sé que a pesar de lo aturdidos que quedamos, combatimos a los guerrilleros. Escuché los disparos de lado y lado , relata un capitán sobreviviente de la emboscada, quien cree que mató a dos de los subversivos.

Las explosiones y el combate duraron cerca de una hora. La metralla causó un hueco en el oleoducto, lo que provocó un incendio que dejó completamente incinerados a cuatro soldados e igual número de vehículos.

Después de que los guerrilleros se marcharon, un sobreviviente caminó toda la noche hasta encontrar la Cruz Roja de Ipiales, donde pudo dar aviso.

Cuando llegaron los refuerzos había cuerpos carbonizados, había pedazos de fusil derretidos, había carros convertidos en chatarra, había, fuego y humo, y había sangre.

A lo largo de 1.500 metros de la pequeña carretera, numerosos cráteres llenos de agua indicaban la intensidad de las explosiones.

También quedaron tirados 58 baldes de plástico, cada uno con 5 kilos de dinamita y metralla, que no alcanzaron a explotar.

Entre los matorrrales se alcanzaban a divisar cables blancos que conectaban el rosario de minas.

Fuentes oficiales dijeron que habían encontrado un campamento en una colina cercana a la carretera. Según ellos, el ataque estaba planeado desde hace 15 días.

Ayer, mientras los familiares de la víctimas recibían la noticia, el Sargento Albán, que lleva 13 años en el Ejército, dijo con decisión que pese al ruego de su esposa Eliana y sus dos hijos para que se vaya, seguirá en él.

Sigo en esto porque me gusta y hay que trabajar por el país , dijo el suboficial, que perdió su oreja derecha y se recupera de otra herida en la cabeza.

Anoche, cubiertos por cobijas grises con la bandera de Colombia, los cadáveres entraron al batallón, donde decenas de parientes, en su mayoría campesinos, se agolparon a reclamarlos.

Los cadáveres fueron velados en la capilla del batallón, y los altos mandos militares los acompañaron.

Hoy, a las 10 de la mañana, el Presidente Ernesto Samper asistirá a los actos fúnebres en el Campo Victoria. Y luego asistirá a los oficios religiosos en la Catedral.

Lista de víctimas: MUERTOS Cabo Blanco Imitola Humberto Soldados Ortiz Rivera Hernán Palacios Martínez Wilson Palomino Roberto Carlos Meza Montaño Jimmy Hernando Martínez Estupiñán Lindbert Meza Porte José Romilio Murillo Montaño Arcenio Ortiz Guadil Richard Palacios Segura José Pascual Perlaza Quiñónez Nixon Pinchao Benítez Omar Wilson Preciado Rodríguez Edison Marcos Valdés Torres José Nilson Benavides Biojó Victorio Benavides Luis Eccehomo Alegría Estacio Adrián Quemag Hernández José Fidel Ibarra Fabio Alberto Obando José Antonio Mueses Domínguez Jaime Hernando Caicedo Causquer Nixon William Ceballos Palma Servio Tulio Perénguez Rodríguez Libio Orlando García Ramírez Rosendo Hernán Chávez Solarte Diego Efraín Enríquez Erirá Wilson Escobar Calpa José Pedro Voluntarios Ortiz Vallecilla Segundo Caicedo Luna Eiver Atiz Hernández Rosalino HERIDOS Sargentos II Albán Linares Hernán (32 años) Cabrera Collazos Jaime (28) Soldados Moreira Casanova Luis (24) Putucuar Jorge Euclides (22) Preciado Cabezas José (19) Muñoz Landázuri Milton Nieves Torres José Jhonny (21) Cabezas Valencia Willington (20) Chitán Teput Eustorgio Aníbal Coral Minayo William (22) González Cetré Evert (19) García Guanca José Liberdo (20) Benavides Colimba Antonio (20) Guzmán Chamorro Oscar Cortés Castillo José Jacob REACCIONES Ernesto Samper Presidente de la República Nadie puede considerar este tipo de acontecimientos como hechos de guerra porque simple y sencillamente son actos delirantes de barbarie cobardes y terroristas. Mi Gobierno ha estado y seguirá en pie de lucha contra la subversión. No dejaremos que este tipo de escaladas interfieran el deseo de las mayorías de los colombianos que quieren vivir en paz y progresar sin interferencias violentas. Vamos a mantener el Estado de Conmoción Interior, a desplegar un vasto operativo militar en el área, a encontrar a los culpables y a efectuar el correspondiente juicio de responsabilidades, una vez terminadas las investigaciones ordenadas por el Ministro de Defensa. Invito a todos los colombianos a rodear a las Fuerzas Armadas de Colombia en estas horas de dificultades.

Emilio Lébolo Castellanos Pte. Dirección Liberal Nacional Es una expresión irracional, demencial de la subversión, que se ha apartado de los más elementales principios de respeto a la vida y a los derechos humanos. Colombia tiene que reaccionar y hacerle frente a la guerrilla. Tenemos que enfrentarla apoyando a las fuerzas del orden. El Gobierno tiene que intensificar su acción de protección a la comunidad civil, pero la ciudadanía tiene la obligación de apoyar a las fuerzas militares. Lo que está en juego es nuestra propia supervivencia.

Fernando Vargas Pte. Comité Nacional de Víctimas de la Guerrilla Condenamos a los terroristas autores de la masacre y emplazamos al Gobierno Nacional, al Congreso de la República y a la Rama Judicial a que respondan de frente a la nación: si por acción u omisión no han propiciado este acto criminal, al mantener perversamente el actual marco jurídico que les concede claras ventajas a los terroristas, convirtiéndose este cobarde acto en un verdadero crimen de Estado? Monseñor Pedro Rubiano Arzobispo de Bogotá Decenas de hogares se han vestido de luto y muchas familias lloran en estos momentos a sus seres queridos. A ellos la iglesia expresa su solidaridad en la oración y les hace llegar un mensaje de esperanza cristiana. Hago un llamado a la reconciliación para que las partes en conflicto derriban los muros del odio y de la injusticia y sienten, lo más pronto posible, las bases de una política de Estado para construir la paz.

Daniel García-Peña Oficina Alto Comisionado Es un hecho deplorable y condenable como lo son todas las veces que la guerra muestra su cara de destrucción y muerte. Es muestra, una vez más, de lo absurdo e inútil de una confrontación que sólo deja dolor y odio y que nos aleja de la reconciliación que requiere el país. La muerte de un soldado no es un triunfo de la guerrilla, ni lo es la muerte de un guerrillero por parte del Ejército.

General Mario Hugo Galán Comandante de la Tercera División Los soldados fueron asesinados de forma cobarde. Esta acción demuestra que los subversivos violan flagrantemente el derecho internacional humanitario en su jurisdicción .

Monseñor Darío Castrillón Arzobispo de Bucaramanga Estoy sorprendido de ver la capacidad de destrucción que tiene la guerrilla y su capacidad de desestabilización.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.