Secciones
Síguenos en:
BAJO LA SOMBRA DE LA VIRGEN MORENA

BAJO LA SOMBRA DE LA VIRGEN MORENA

Desde hace 35 años Beatriz María Cano pregona su fe hacia la Virgen de La Candelaria. En Ponedera, municipio donde siempre ha vivido, todos la conocen porque su casa es un oasis de paz.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
15 de abril 1996 , 12:00 a. m.

Beatriz María se convirtió en una leyenda para el pueblo. Muchos afirman que si hoy está viva es gracias al milagro que recibió de la virgen Morena o La Milagrosa, como también le llaman.

Ella cuenta que a los 22 años quedó reducida a una cama debido a una enfermedad cuyo diagnóstico no habían podido establecer los médicos. Yo estaba casada y tenía tres niños, por eso le pedía mucho a la Virgen para que me sanara, y gracias a Dios mis oraciones fueron escuchadas , dice.

Mientras mira la imagen de la Virgen de La Candelaria, en el altar levantado en uno de los cuartos de su casa que sirve de capilla para todas las personas que quieran ir a rezar, afirma que la primera aparición de La Milagrosa se produjo en horas de la noche. Entonces le dijo que fuera al consultorio del doctor José Yance, que él la curaría.

Yo escuché su voz cuando me decía lo que debía hacer, en ningún momento dudé en poner en práctica lo que ella me recomendó. Fui al médico y él logró hacer lo que muchos no habían podido. Detectar mi enfermedad .

Beatriz María suspende sus comentarios y sus ojos se llenan de lágrimas. Recuerda que su mejoría dependía de una operación.

Para esos años, 1960, una operación costaba 30 centavos, dinero que no podía conseguir. Mi tristeza fue grande pero mi fe no desvanecía. Seguí pidiendo hasta que otra noche la Virgen volvió a mi casa para decirme que fuera al Hospital de Barranquilla, que allá me curarían gratuitamente , afirma.

Ahora Beatriz María, una mujer de piel blanca, estatura mediana y ojos caídos por el pasar del tiempo, quiere que su familia --integrada por su esposo Noraldo Miranda y sus hijos Noraldo, Manuel Alberto, María Candelaria, Edinson Antonio y Mari Luz-- sigan su tradición y conserven su fe hacia la Virgen de La Candelaria.

Carmen Gutiérrez, una señora de 55 años, sostiene que ella también se ha beneficiado de la fe de Beatriz María, porque es ella quien escucha a la Virgen, dialoga con ella y recibe las instrucciones que debe darle a la comunidad .

Cuando me siento mal voy a la casa de doña Beatriz y me pongo a rezar. Al rato de estar allí, en la capilla, me mejoro .

Cuando mis hijos --César, Wilberto, Marobis, Jorge o Mario-- tienen algo, corro para acá, pido y me los cura , manifiesta.

María Paulina De la Hoz, afirma que también ha sido testigo de las bondades de la virgen Morena. Agrega que la ha curado de dolencias en el cuerpo, que por días la mantienen paralizada.

María Paulina le llama a la virgen Mamita , porque es como una madre para toda la comunidad.

Y así es, porque en Ponedera muchos creen en la Virgen de La Candelaria, patrona del pueblo.

Pero no sólo los habitantes de este municipio han sido merecedores de milagros, también lo han sido personas de otras regiones de la Costa.

Muchos llegan al municipio en busca de ayuda, y sea en la capilla de la familia Miranda Cano o en la de la iglesia, la encuentran.

Y sin gastar un peso, porque Beatriz María Cano no le cobra a las personas que se acercan a su casa.

Esa fe que demuestran los ponederos es una respuesta a los milagros que han visto. Los mismos que, con seguridad, harán que futuras generaciones sigan creyendo en la virgen Morena.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.