Secciones
Síguenos en:
EL DERECHO A PARRANDEAR

EL DERECHO A PARRANDEAR

San Agustín decía que la paz es la tranquilidad en el orden , y el Presidente Samper durante su campaña la definió como el derecho a parrandear . Esta es la forma como los costeños la entendemos y por eso el Presidente durante su campaña se comprometió en Valledupar a restablecerlo.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de abril 1996 , 12:00 a. m.

Si hilamos fino en la definición del Presidente no me explico cómo en la Costa se siguen haciendo tantos festivales. Qué se celebra? O acaso perderemos nuestras tradiciones si reconocemos con valentía que el derecho a parrandear está secuestrado? O es la forma de expresarle a nuestros secuestrados nuestra solidaridad? Son cada vez más crecientes las voces de alarma que se alzan en la Costa de gente que se siente intimidada para realizar sus negocios o para participar en política en las elecciones del próximo año. Ciertamente las manifestaciones de violencia son muchas y las causas también muy variadas, pero con el sólo delito del secuestro, al que queremos referirnos, puede afirmarse que la Costa, aunque es una región alegre, está privada de expresar esa alegría.

Según las estadísticas del Ministerio de Defensa, del año 1990 a 1996 los secuestrados en la Guajira son 105 personas; en Atlántico 88; en Sucre 213; en Córdoba 219; en Bolívar 223; en el Cesar 593; y en el Magdalena 263. En lo que va corrido de este año sólo en el Cesar la cifra es de 30 personas.

Puede que haya algunas personas que de todas maneras quieran expresar su alegría, lo cual es respetable, pero la alegría es ante todo una virtud de la vida interior, que si se quiere -sin perderla- se puede controlar en sus manifestaciones externas, y no precisamente como protesta sino como reconocimiento de una situación de luto. Durante el Gobierno de Carter la reacción del pueblo norteamericano por los rehenes en Irán fue ejemplar; un pueblo alegre que se pone en pie para defender la paz y el valor absoluto de la vida humana.

No es un problema personal ni familiar, y si la Costa es una Región la respuesta debe de ser regional, con los medios a su alcance. Se trata de defender nuestra específica civilización: el derecho a parrandear .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.