LA INFLACIÓN

LA INFLACIÓN

Durante las primeras semanas del pacto social, cada vez que se conocían los datos de inflación de una década, se servían copas de champaña en Palacio y el ministro de Hacienda les confiaba a sus amigos que estaba feliz de cómo le estaba yendo de bien . En el mes de marzo no hubo champaña y los amigos del ministro se quejan de su mal genio. La razón puede ser que durante los primeros veinte días del mes de marzo se volvió a subir la inflación. La cosa no podía ser tan fácil! Pero tampoco es como para desesperarse o para andar bravos.

01 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El aumento de la inflación en las primeras décadas de marzo es parcialmente una reacción al alza del precio de la gasolina a pesar de que éste se elevó insuficientemente. Por ello se perdió la oportunidad para llevar a cabo el ajuste necesario y subieron los demás precios de todas formas. Además, los socios empresariales del pacto social que no elevaron sus precios en enero para poder asistir a las copas de champaña o para involucrar al IFI en inversiones raras sí lo hicieron en febrero o en marzo y de una vez para todo el año, o para el semestre.

Otros fenómenos conspiran contra los precios estables y el buen humor de las autoridades económicas. El primero de ellos es la estacionalidad de los precios de los alimentos por el ciclo de las cosechas que hace que los precios aflojen en el segundo semestre, pero que suban mucho durante el primero. Otro es la devaluación. A mayor devaluación, mayores precios de los bienes importados o de los que se exportan. Esto se ha magnificado porque un amigo del gobierno logró venderle una vieja idea que consiste en darle herramienta al Incomex para prohibir arbitrariamente importaciones según los caprichos, las creencias, o la inclinación ética de los funcionarios o de sus jefes.

Finalmente, como la Junta del Banco no pudo meter en cintura el crecimiento de los medios de pago hasta que la crisis mejicana lo logró por ella, antes de junio o julio no se pueden esperar mucho mejores resultados de inflación por este concepto. El problema, aún si los resultados del mes no son tan malos como los de las dos primeras décadas; es que la inflación no está bajando.

Quiere decir todo esto que el pacto social es un fracaso? El gobierno tiene que hacer un diagnóstico para ver que está fallando y nos debe una explicación. Esta le va a resultar muy difícil porque no va a tener a quién culpar. Los medios de pago están dentro del corredor, las tasas de interés reales están por el cielo, a tal punto que le están creando enormes riesgos al sistema financiero, la actividad económica se ha desacelerado, el gobierno ha sacrificado recursos fiscales por las menores tarifas y el inferior ajuste del precio de la gasolina, los trabajadores están ganando menos que el año pasado. La falla es entonces la política fiscal. El déficit del gobierno es demasiado grande para lograr la meta de inflación del 18 por ciento.

Por otra parte, el gobierno tiene que darse cuenta de que acabar con la apertura para que los avispados puedan hacer de las suyas en el Incomex, tiene un costo muy grande: Además del atraso que ello traerá consigo, los colombianos vamos a tener que soportar una mayor inflación para que unos pocos señores se ganen unos pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.