Secciones
Síguenos en:
PUBLISHER, INSTRUCTOR DE DISEÑO EN EL HOGAR

PUBLISHER, INSTRUCTOR DE DISEÑO EN EL HOGAR

No hace mucho tiempo, los futuros profesionales de las artes gráficas tenían que adiestrarse en el uso de las tijeras y embadurnarse con pegante de pies a cabeza para poder ver sus ideas plasmadas en el periódico escolar.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de abril 1996 , 12:00 a. m.

Eso, cuando no se veían obligados a utilizar las mismas tijeras para cortar su imaginación y conformarse con pegar hojas tamaño carta en un mural, con márgenes tipo Icontec y textos que hubieran merecido una mejor presentación.

Por fortuna para ellos, los programas de autoedición han logrado colarse en los hogares para permitir que los futuros usuarios de Page Maker, Quark X-Press, CorelDraw y otros paquetes profesionales, tengan un medio para iniciar su práctica.

Microsoft Publisher 3.0 (para Windows 95) es uno de esos productos en los que el usuario común encuentra una herramienta de aprendizaje útil para iniciarse en el mundo del diseño y la diagramación.

Como miembro de la serie home (productos para el hogar), su intención no es competir con los paquetes avanzados arriba mencionados; es más bien un buen comienzo para los futuros profesionales en el área.

Quienes hayan manejado la versión 2.0 habrán notado la ausencia de elementos básicos para el diseño (como líneas guías dinámicas y la posibilidad de rotar imágenes y textos, por ejemplo). Sin embargo, esta nueva versión presenta mejoras que permiten explotar más a fondo la imaginación del diseñador.

Por otra parte, el paquete parece ser a prueba de principiantes. Diferentes posibilidades de ayuda están presentes durante todo el proceso de diseño. Parece que en Microsoft se tomaron en serio aquello de no importa si no tiene mucha experiencia y procuraron no perder detalle en la explicación de cada tema.

Aprendiendo a diseñar Como quien le enseña a caminar a un niño, Publisher enseña paso por paso a aprovechar los recursos del paquete. Cada vez que se utiliza una nueva herramienta, el programa explica para qué sirve, a través de una ventana de diálogo desde la cual se puede ver un ejemplo práctico.

Además, los usuarios juiciosos, aquellos que leen las instrucciones antes de manejar el programa, podrán encontrar en el manual del usuario lo que se puede definir como un curso intensivo de diseño . En él se responden preguntas tales como cuál es el propósito de la publicación? quiénes la van a leer? cuáles son los requisitos que se deben cumplir y las limitaciones que existen? Una vez ha definido el perfil de su publicación, el diseñador está en capacidad de comenzar su trabajo, bien sea a partir de una página en blanco o utilizando alguno de los asistentes y plantillas disponibles.

Estos son formatos predefinidos en los que se orienta al usuario durante el proceso de creación. Ofrecen la posibilidad de reemplazar elementos ya existentes e incluir otros que la imaginación sugiera.

Los asistentes y plantillas sirven para crear sobres, documentos comerciales, boletines, folletos, volantes, calendarios, pancartas y tarjetas, entre otras cosas.

Desde Publisher se cuenta con la posibilidad de importar textos y objetos, bien sea desde otras aplicaciones, desde el archivo de imágenes (ClipArt Gallery) o desde el WordArt.

Cosas por mejorar A pesar de los avances del Publisher 3.0 con respecto a la versión anterior, aún existen pequeños detalles susceptibles de ser mejorados.

Uno de ellos se refiere a las medidas. Para un diseñador resulta más fácil escribir en una caja de propiedades el número 17,5 cuando necesita una línea de ese tamaño, que desplazar uno de los extremos de la línea hasta lograr la medida esperada.

Otro aspecto que se podría mejorar es el de las líneas guías que desaparecen debajo de los objetos. Existe un comando (Control-T) que hace que las imágenes se vuelvan transparentes y las líneas guías se vean por debajo de ellas; sin embargo, este comando parece no funcionar con todos los tipos de gráficos y algunas guías se pierden.

En algunos casos, la solución es desplazar las reglas sobre el área de trabajo. El problema es que, a pesar de ser barras relativamente delgadas, constituyen un obstáculo visual.

Se asemejan a una mesa de dibujo con una paralela opaca, que no le permite al arquitecto ver lo que hay debajo de ella. Salvo los elementos de la misma publicación, entre menos cosas haya sobre el área de trabajo, mejor.

En contraposición a este tipo de inconvenientes, la manera como el texto rodea las imágenes es adecuada para modificar los marcos de objetos irregulares como un par de dados rodantes o un abanico. Este es un acierto del programa.

Bueno o malo? Evaluar a Microsoft Publisher sin tener un perfil de usuario bien definido es una tarea difícil.

Definitivamente no es para profesionales. Un niño posiblemente no llegará a usar todas las herramientas, pero sí podrá sorprender a sus padres con una tarjeta de aniversario, o decorar su cuarto con carteles sencillos.

Si la idea es aprovechar las herramientas básicas del diseño (e incluso un poco más que las básicas) pero sin esperar resultados con un grado elevado de profesionalismo, Publisher es ideal para el periódico del colegio, quizás el de la universidad o el boletín mensual de la empresa.

Según esto, el programa se pude definir como un buen primer paso dentro del mundo de la diagramación, en el que los aspectos metodológico y pedagógico merecen una mención especial.

Por otra parte, los aspectos negativos no necesariamente deben ser asumidos como defectos, sino como puntos por mejorar en el futuro. Si se logró un avance de la versión 2.0 a la 3.0, es posible que el próximo lanzamiento se acerque más al diseño profesional.

Algo sobre autoedición Los programas de autoedición son aquellos que les permiten a los usuarios crear publicaciones de cualquier estilo, mediante el uso de herramientas de gráficas y texto.

Este tipo de programas son ideales en actividades profesionales de diagramación y diseño tales como la armada de periódicos y revistas, pero su costo puede llegar a ser demasiado alto cuando se trata de llevarlos al mundo del hogar.

Microsoft Publisher reúne varias de las características de los programas más avanzados en un paquete económico de uso casero. No pretende competir con el software profesional, pero su rendimiento puede estar incluso por encima de los requerimientos de un producto de la serie home.

Los mejores resultados finales se logran mediante el uso de una impresora de inyección de tinta (más usual en el ambiente del hogar que las láser), aunque las de matriz de punto pueden funcionar cuando no hay elementos muy pequeños o que necesiten una alta resolución.

La versión 3.0 corre bajo Windows 95, pero si las necesidades del diseñador no se salen de los parámetros normales de planos verticales y horizontales, la versión anterior (2.0 para Windows 3.1) puede ser ideal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.