Secciones
Síguenos en:
ECO... PILATOS

ECO... PILATOS

En respuesta a mi columna de opinión Pirámide de ilusiones , el presidente de Ecosalud le envió una carta al director de este diario alegando que: no es cierto afirmar que Ecosalud S.A. otorgó permiso de explotación al juego Buscadores de la Fortuna o pirámide, ya que este tipo de actividades no es de su competencia... el logo de la empresa (Ecosalud) que aparece en el volante publicitario, corresponde a la autorización efectuada por la empresa para una rifa de carácter promocional .

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de abril 1996 , 12:00 a. m.

Igual que Poncio Pilatos, el director de Ecosalud se lavó las manos. Para no afrontar la responsabilidad que le cabe, como ente regulador de los juegos en el país, de impedir que a la ciudadanía se le estafe con juegos tramposos, decidió, sin aportar una sola razón lógica, que el juego de la pirámide no es de azar, sino que, en sus propias palabras, depende más bien de la capacidad y/o habilidad del interesado en conseguir más socios , motivo por el cual, no corresponde a Ecosalud conceder o negar el permiso de explotación .

Gravísimo. Como lo que no está prohibido está permitido, y como no existe ninguna otra instancia gubernamental que regule los juegos, la ciudadanía quedó totalmente a merced de algunos avivatos que terminaron por enriquecerse a costa de muchísimos incautos. La propia Superintendencia Bancaria ya dijo que no tiene mandato para vigilar estas operaciones porque técnicamente tampoco tiene elementos para considerar que él representa una captación de dinero del público.

Lo absurdo es que Ecosalud se haya tragado el cuento, que ahora recita con mucha propiedad, de que este juego no depende del azar sino de la habilidad de convencer amigos . Acaso no existe azar cuando las probabilidades de conseguir nuevas personas que ingresen a la pirámide disminuye exponencialmente? Acaso no es claro que la probabilidad de ganar de quienes primero ingresan a la pirámide es infinitamente superior a la de aquellos que ingresan más adelante? La pirámide sí es un juego de azar. No ocurre con leyes físicas predeterminadas y por lo tanto no es posible determinar anticipadamente el resultado. Tampoco depende, vaya ingenuidad!, de la habilidad del interesado en conseguir más socios. Las probabilidades de ganar están sujetas casi por completo al nivel de saturación del mercado potencial.

Pero a diferencia de una lotería o de una ruleta, es un juego con trampa. La trampa consiste en no informarle a quien está ingresando al juego, cuales son sus reales probabilidades de ganar. Acaso usted compraría lotería si supiera que las ruedas están cargadas y que casi todos los números ganadores ya fueron adquiridos? Y para terminar. Ecosalud no solo acabó por permitir la pirámide de manera solapada, sino que además prestó su nombre para darle visos de legalidad. Qué tal! Ahora resulta que somos los ciudadanos quienes debemos dilucidar si el sello de Ecosalud, que a los ojos de todos aparece avalando el juego, solo está allí para respaldar una rifa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.