Secciones
Síguenos en:
CASOS Y COSAS

CASOS Y COSAS

Está preparada Barranquilla para la eliminatoria del Mundial de Fútbol? La pregunta del millón para un concurso de esos que no quieren que el premio quede en poder del público, pues nadie puede decir con certeza que sí o que no; ni nadie podría juzgar con acierto en verdad la respuesta, sencillamente porque en este asunto hay tanto de ancho como de largo. Muchos contestarían afirmativamente y sin vacilaciones, esgrimiendo además argumentos contundentes para defender su posición; otros dirían sin tapujos que no, también sobre bases sólidas. Serían tan abiertamente opuestas las respuestas que por medio cabría holgadamente el sentimiento de la duda.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de abril 1996 , 12:00 a. m.

Preparada en qué sentido, preguntarán quienes no quieren comprometerse mucho, porque seguramente no sopesan la responsabilidad que recae sobre la ciudad escogida como escenario de la rueda eliminatoria del Campeonato Mundial de Fútbol, o no tienen idea clara sobre la importancia de este certamen. A ellos se les dirá sin profundizar en detalles, que se trata del más importante certamen deportivo que tiene lugar en el mundo, apenas equiparado con los Juegos Olímpicos, evento en el cual se llevan a cabo torneos en diferentes disciplinas de manera simultánea (ahí está el detalle). Por la exigencia técnica que demandan de los competidores, la atención que acaparan entre la gente, las enormes sumas de dinero que mueven, la excelencia de sus escenarios y otros factores, estas justas se realizan cada cuatro años, con diferencia de dos entre uno y otro.

* * * Volviendo al grano, desde nuestro particular punto de observación diremos que Barranquilla, como ciudad, no está preparada para ser sede del evento en cuestión, pues aparte de contar con un magnífico escenario deportivo como es el estadio Metropolitano --imponente por sí, mas no porque tenga algo nuevo para mostrar-- y una afición espectacular --porque el fútbol es su pasión y punto-- no tiene de más. Entre la eliminatoria de 1993 y la de hoy poco ha cambiado, como seguramente lo advertirán los visitantes que entonces vinieron y ahora vuelven: sus estrechas y maltrechas calles son las mismas, sólo que más congestionadas; también las avenidas principales, que si hace tres años estaban mal ahora están igual o peor (o sino observen la Calle Murillo, principal vía de acceso al estadio); entre el aeropuerto y el centro no hay un árbol más ni un hueco menos; ni un hotel más ni uno menos; los mismos atractivos turísticos... Apenas unos cuantos edificios y centros comerciales nuevos, tal vez mejor comunicación telefónica, más aseo, pero eso no alcanzará para evitar esa frase que muchos soltarán: En Barranquilla nada ha cambiado .

* * * A la ciudad eso no le favorece. No es bueno tan evidente estancamiento, porque dentro de ese marco queda en entredicho la pujanza de su gente, de sus líderes, de sus administradores, de su sistemas empresarial, comercial, industrial y portuario. Entonces es cuando uno se pregunta Qué le ha dejado a Barranquilla la eliminatoria del Mundial de Fútbol? y no tiene más remedio que responderse: nada. Así, a secas. Pero la cosa es más preocupante si todavía miramos desde más atrás, desde 1989 cuando por primera vez sirvió de escenario a este evento, lo cual quiere decir que Barranquilla no ha sabido aprovechar, ni explotar, la envidiable oportunidad de realizar por tercera vez consecutiva la eliminatoria mundialista, algo que seguramente envidian las demás ciudades del país, que ven en ella la mejor ocasión para sacarle provecho propio en favor de su desarrollo. Eso aquí no ha ocurrido, pues apenas se ha contentado con ganarse el honor de ser la sede, aunque para ello haya tenido que regalarse sacrificando beneficios económicos, y ningún jugo le ha sacado a esa condición. Bastaría con decir que con tres eliminatorias a cuestas, en tan sólo siete años, a Barranquilla ni siquiera le ha quedado una cancha donde su juventud y su afición puedan seguir amasando esa pasión que sienten por el fútbol. El caso es como para sentarse a llorar. Sin embargo, ahí vamos... Vamos a hacerle fuerza a la Selección para que por tercera vez en Barranquilla se gane el cupo a la final de la Copa Mundo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.