‘La conciencia de un liberal’

‘La conciencia de un liberal’

No se trata de la conciencia de César Gaviria o de Piedad, sino del título del último libro de Paul Krugman, el economista de E.U. más conocido hoy por sus aportes académicos y su popular columna en el New York Times.

16 de febrero 2008 , 12:00 a.m.

Un ensayo apasionante de economía política que explica los vínculos entre el ascenso de la extrema derecha en E.U. y el impresionante aumento de la desigualdad económica en ese país. Y que deja al lector latinoamericano reflexionando sobre su propia y desigual realidad. El libro comienza por mostrar cómo, pese al rápido crecimiento económico de E.U. en las últimas décadas, el ciudadano promedio no ha tenido mejora alguna en su ingreso real porque los beneficios del crecimiento se han concentrado como nunca en favor de los más ricos. La desigualdad de ingresos, que ya era la más alta entre los países desarrollados, ha regresado a los niveles de 1930, antes de que tuvieran lugar las reformas progresistas del ‘New Deal’ de Roosevelt.

Krugman demuestra que este aumento de la desigualdad se debió, ante todo, a las políticas de incentivos tributarios a los ricos y las grandes empresas, al desmonte parcial de los programas antipobreza y a la política antisindical de los gobiernos de Reagan y Bush, apenas parcial y temporalmente revertidas por el de Clinton. Los efectos del cambio tecnológico contribuyeron en un porcentaje menor. En Europa y Japón, donde no se aplicó ese tipo de políticas, la desigualdad aumentó algo, pero mucho menos que en E.U.

El libro documenta cómo y por qué un grupo radical de extrema derecha, que hasta Barry Goldwater era una minoría delirante con opiniones antediluvianas en el Partido Republicano, se tomó el Partido y el Gobierno e impuso políticas que benefician a una minoría multimillonaria a costa del resto del país. El secreto, según Krugman, fue el aprovechamiento inescrupuloso de los sentimientos racistas, chauvinistas y ultrarreligiosos de buena parte de las clases media y baja. Pero su análisis sugiere que estos sentimientos han cambiado, y los resultados de la última elección de Congreso y de las primarias parecen darle la razón. Por tanto, Krugman vaticina un cambio importante en la política económica y social de E.U., para regresar a un sistema tributario más equitativo, una política laboral más equilibrada y programas antipobreza más agresivos. En particular, prevé que E.U. adoptará un seguro público universal de salud, como los demás países industrializados, iniciativa que propuso el gobierno Clinton, pero naufragó en el Congreso de mayoría republicana.

La lectura de este apasionante libro conduce a la reflexión de que América Latina mantiene niveles aún más altos de desigualdad económica, en parte por la aplicación de políticas no muy distintas a las puestas en práctica por la extrema derecha de E.U.Un trabajo reciente del Banco Mundial concluyó que las diferencias en niveles de desigualdad de ingresos entre Europa y América Latina se debe, por igual, al acceso muy desigual de las oportunidades (en especial a la educación) que caracteriza a América Latina y a que el Estado no redistribuye el ingreso, a diferencia de lo que hacen muy eficazmente los Estados europeos . En pocos países latinoamericanos los ricos pagan efectivamente impuestos de renta personal altos, y apenas comienza a gravarse en forma significativa la propiedad raíz en algunas ciudades, como Bogotá. Más aún, aunque han comenzado a ponerse en práctica algunos programas de gasto público redistributivos (Chile Solidario, Oportunidades en México, Bolsa Familia en Brasil,) su efecto se compensa por el carácter abiertamente regresivo de otros subsidios. Como ejemplo, basta citar los incentivos tributarios y las ‘compensaciones’ del gobierno Uribe a grandes propietarios agrícolas, que suman más que el presupuesto de Familias en Acción. O el subsidio a la gasolina del gobierno Chávez, que beneficia a los ricos y vale varias veces lo que se gasta en las publicitadas misiones sociales. Y eso que ni en Colombia ni en Venezuela manda una extrema derecha como la de Estados Unidos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.