FIRMARON PARA NO PRORROGAR

FIRMARON PARA NO PRORROGAR

Si la convención laboral para el próximo bienio no se hubiera firmado, automáticamente se prorrogaría la actual, lo cual traería consecuencias que poco beneficiarían las arcas de la entidad. Así explicaron varios funcionaios de la Empresa Distrital de Servicios Públicos (Edis) la razón por la cual se firmó un nuevo pacto laboral a pesar de que la entidad será sometida a un proceso de liquidación que se iniciará cuando la Alcaldía expida el decreto reglamentario correspondiente, y que debe terminar a finales de 1994.

31 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Según los funcionarios consultados, de haberse prorrogado la convención actual se habría generado un incremento salarial del 27 por ciento, como mínimo -IPC más 10 puntos-. Sin embargo, explicaron las fuentes, el aumento pactado fue del IPC más 1.5, es decir un 24 por ciento.

También manifestaron que una de las razones para firmar el acuerdo es que si a finales del 94 aún permanecieran 25 trabajadores en la empresa (los indispensables para formar un sindicato) y no se hubiera firmado un nuevo pacto, se necesitaría de una nueva convención laboral.

Explicaron que no se creó ninguna prestación nueva y que la prima de alimentación se aumentó en un 33 por ciento, es decir que pasó de 563 pesos a 750.

Por último las fuentes aseguraron que no se aceptó ningún aumento para los doce miembros de la junta directiva del sindicato y que tampoco se negoció una petición de 50 millones de pesos que se solicitaban a manera de auxilio de solidaridad.

Intentos de bloqueo Por otra parte, aunque no pasaron a mayores, vecinos de las localidades de Suba y Engativá estuvieron a punto de bloquear algunas vías de su zona para protestar por la ausencia de camiones recolectores de basura.

Hacia las nueve de la mañana, los vecinos del barrio Rincón, en Suba, sacaron las basuras de sus casas y reunieron otro tanto que se encontraba en las calles para taponar calle 126 con carrera 91.

De inmediato, la alcaldía local en coordinación con el consorcio Ciudad Limpia iniciaron una operación de emergencia con el fin de levantar todos los desperdicios que no fueron recogidos en las últimas dos semanas.

Según el alcalde local, Luis Carlos Peña, cerca de 30 camiones recolectores del consorcio acudieron a la zona y levantaron de las calles por lo menos 300 toneladas de desechos en la vía del Rincón, la avenida Tibabuyes y el barrio Costa Rica, entre otros.

Sin embargo, cuando la situación se superaba en Suba, otro acto similar se presentaba en la localidad de Engativá. Hacia las cuatro de la tarde, vecinos del sector amontonaron los desperdicios que no habían sido recogidos hasta ese momento, en la cabecera de la vía a Engativá.

Según el alcalde de esa zona, Primitivo González, el consorcio Ciudad Limpia dispuso dos camiones para recoger los desechos y llevarlos de inmediato al relleno de Doña Juana.

Esta situación se presentó debido al proceso de empalme entre la Edis y Ciudad Limpia con lo cual se volvió a generar la acumulación de basura , dijo el alcalde. Hacia las cinco de la tarde, la situacion se había normalizado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.