OTRA GRAN LECCIÓN DE CINE

OTRA GRAN LECCIÓN DE CINE

El realizador norteamericano Orson Welles desapareció en 1985 convencido de que alguna brujería le impidió terminar su película It s all true (Todo es cierto) que trató de filmar en Brasil en 1942. Más de medio siglo después, por arte y magia de un puñado de cinéfilos, la cinta se exhibe en París y en el mundo entero. Welles tenía en aquel entonces 36 años, acababa de realizar Citizen Kane y se le consideraba un genio del cine. El Departamento de Estado (ministerio de Relaciones Exteriores) de Estados Unidos lo envió a Río de Janeiro en calidad de embajador cultural con la misión de realizar un documental sobre ese país. El objetivo era reforzar los lazos con Suramérica y contrarrestar la propaganda nazi. La película debía llamarse It s all true.

31 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Lo que le ocurrió en Brasil cambió el curso de su vida. Allí debía filmar el carnaval en tecnicolor, pero rápidamente descubrió que era en las favelas donde nacía y hervía el misterio de la samba.

Welles quería contar la historia de la samba, pero también había leído una historia acerca de cuatro pescadores o jagandeiros que partieron en una balsa (jaganda) de vela desde Fortaleza, en el noreste brasileño, y llegaron a Río de Janeiro tras recorrer 2.500 km para presentar ante el dictador Getulio Vargas una serie de reivindicaciones sociales.

A Welles se le ocurrió la idea de reconstituir el viaje de los cuatro humildes pescadores e inventar una historia de amor, pero ese no era el filme que el Gobierno brasileño esperaba.

El colmo de los desastres ocurrió cuando Jacaré, uno de los cuatro jagandeiros , se ahogó durante la reconstitución de la llegada de la balsa a la bahía carioca.

En el documental de 90 minutos que puede verse actualmente en varias salas de París se rescata toda esta historia -una verdadera lección de cine- que sirve además para ilustrar las complicadas relaciones entre un creador y quienes poseen los medios económicos y el poder político.

Varias de las personas que trabajaron en Brasil con él en aquellos días reaparecen cincuenta años después evocando lo sucedido. Uno de los más emocionantes testimonios es el de Grande Otelo, actor y músico brasileño muerto en París el pasado 26 de noviembre.

Toda la pasión y el fervor que despertaron en Welles Brasil y la belleza de su gente, con su generosa música y sus ansias de vivir pese a la pobreza, están intactos.

It s all true merece ser considerado un filme-matriz en la carrera de Welles. Enfrentado a los exteriores y a los rostros de actores no profesionales, Welles rinde un homenaje a dos de sus cineastas de cabecera, John Ford y Eisenstein , señaló el crítico francés Nicolas Saada en el último número de la revista Cahiers du Cinema.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.