El legado de la dinastía Barraquer

El legado de la dinastía Barraquer

“No solo fueron sus ojos, fueron sus manos benditas, casi como las de un santo, las que les devolvieron la luz a muchas personas que poco podían ver”.

14 de febrero 2008 , 12:00 a.m.

Es la imagen que guarda Inés Granados de su esposo, el famoso oftalmólogo español José Ignacio Barraquer Moner, que ayer cumplió diez años de muerto y cuyo legado continúa en el país en manos de sus hijos.

La guerra civil española tomó a Barraquer en la universidad, pero no fue esta guerra la que lo trajo al país sino la competencia profesional con su padre, Ignacio.

“Se querían a muerte, pero mi abuelo le enseñó todo y el día que mi padre le compitió le dejó claro que él era el rey. Eso pasa en las familias – cuenta la oftalmóloga Carmen Barraquer, hija del profesor–. Mi padre se dijo: tengo un hermano que viene atrás, no seré quien se quede”.

Barraquer vino al país en 1953 y en España quedó su hermano Joaquín, que es el dueño de la clínica Barraquer de Barcelona y uno de los oftalmólogos más respetados de la península.

“Llegó con una mano atrás y otra adelante, quería seguir investigando y al mismo tiempo sostener a la familia. Por eso, aunque no dejó de hacerlo, hasta el 58, volvió a retomar el intenso ritmo de su trabajo”, dice Carmen.

En 1968 dio un gran paso al inaugurar la Clínica Barraquer, en el norte de Bogotá.

“Esot se dio cuando ser médico en Colombia consistía en graduarse y con la primera plata que se ganaba se compraba ganado”, relata su hija.

Con el centro médico comenzó a desarrollar sus investigaciones y a cambiar la historia de la oftalmología del país. “Su vida era su laboratorio, nosotros apenas si lo veíamos”, comenta Carmen .

Obra y herencia Nada menos que 58 páginas resumen su hoja de vida, con cualquier cantidad de méritos (ver recuadro), pero definitivamente su gran aporte está en el desarrollo de la cirugía refractiva (corrección de defectos para evitar uso de lentes).

En Estados Unidos encabeza el Hall of fame (1999), espacio creado por la American Society of Cataract and Refractive Surgery, para destacar a los mejores en el mundo de la oftalmología.

Aunque para Angélica Montes, de 68 años, el valor del profesor Barraquer trasciende del abultado currículo al simple hecho de que le prometiera: “Mientras viva estaré pendiente de su ojo”.

Ella fue tratada por varios integrantes de la familia. Fue vista primero por su hermano Joaquín Barraquer, en España, y fue la paciente que quizá más tiempo tuvo unos lentes intraoculares por una miopía muy alta (10 años).

Luego la atendió José Ignacio en Colombia, quien la operó por primera vez en 1971.

Y desde hace cuatro años salió de entre luces y sombras, después de la cirugía, que esta vez le practicó Carmen, la última en la línea de descendencia. Los Barraquer continuaron en España y Colombia con el legado de sus ancestros.

En el país quedan tres de ellos. Para José Ignacio, el hijo menor del profesor que heredó su nombre y su profesión, la dedicación incansable de sus padre y sus frutos son punto de referencia alto en el país. “El reto está en competir no con él sino con sí mismo”, dice el oftalmólogo, que trabaja en la clínica de su padre en Bogotá. Para Carmen, oftalmóloga desde hace 31 años, su padre fue un faro con una luz a seguir “magnífica para cualquier niño”.

Ella tiene ahora una hija médica que considera una profesional extraordinaria, aunque haya roto la tradición.

El médico Francisco, segundo de los hijos Barraquer, recuerda que el llamado a ser oftalmólogo debió ser el hermano mayor, Ignacio, pero él prefirió ser abogado, y fue él quien se contagió de la pasión de su padre.

Cuenta que admira la insistencia de 20 años de su padre para convencer al mundo de que sus procedimientos para la cirugía refractiva eran viables.

Con él, que se ha dedicado a la patología ocular, el campo en el que incursionó su bisabuelo Barraquer, parece cerrarse el círculo de la destacada familia que se ha dedicado por años a que miles puedan ver.

MÁS DE UN SIGLO DE APORTES La dinastía comienza con el bisabuelo José Antonio Barraquer Roviralta, primer catedrático de oftalmología del Hospital de Barcelona, quien, entre otros, diseñó un instrumento para que los estudiantes pudieran ver una cirugía sin estar encima de él, a través de un visor especial en un tubo que enfocaba al paciente y mediante un sistema de espejos que proyectaba la imagen a dos metros de distancia.

Sigue el abuelo Ignacio Barraquer y Barraquer, que diseñó en 1917 una técnica quirúrgica para extracción de cataratas a través de un sistema de ventosa, que se usó hasta los años 60.

Y el hijo Joaquín (hermano de José Ignacio) que diseñó un lente para la miopía, que con el tiempo sirvió de base para desarrollos posteriores en la operación de cataratas.

Un currículo lleno de premios .

- José Ignacio Barraquer nació el 24 de enero de 1916 en Barcelona (España) y murió el 13 de febrero de 1998 en Bogotá.

- Se graduó como licenciado en medicina y cirugía en 1940 y obtuvo el título de Doctor en medicina y cirugía en 1952.

- Recibió seis premios, 23 condecoraciones y 27 distinciones.

- Inventó 19 técnicas quirúrgicas y 45 instrumentos.

- Publicó cinco libros: Queratoplastia Refractiva I y II; Cirugía Refractiva de la Córnea I y II y Queratomileusis y Queratofaquia. Y participó en 268 publicaciones científicas.

- Fundó el Instituto Barraquer de América.

''Me lo presentó mi novio en cine. Me dijo: ese es mi oftalmólogo. Ocho años después lo volví a ver y me miró a los ojos, pero sin buscar un defecto porque no lo tenía”.

Dijo Ana Inés Granados, segunda esposa de José Ignacio Barraquer

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.