UN ACUERDO CONTRA SIGLOS DE ODIO Y DESCONFIANZA

UN ACUERDO CONTRA SIGLOS DE ODIO Y DESCONFIANZA

Israel y el Vaticano firmaron ayer un acuerdo de reconocimiento mutuo que esperan ponga fin formalmente a una historia llena de odio, temor e ignorancia entre cristianos y judíos. El acuerdo corona una serie de avances diplomáticos de Israel y le concede al Vaticano la posibilidad de participar en las negociaciones para determinar el futuro de Jerusalén.

31 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El viceministro israelí de Relaciones Exteriores, Yossi Beilin, y monseñor Claudio M. Celli, secretario adjunto de Relaciones Exteriores del Vaticano, firmaron el acuerdo de principios en la cancillería en Jerusalén.

La firma del acuerdo fue una victoria de la cordura, del pueblo judío y del estado de Israel , dijo Beilin.

Detrás del acuerdo hay miles de años de historia llena de odio, temor e ignorancia, con algunas islitas de entendimiento, o cooperación , dijo.

Celli dijo que el acuerdo es un documento histórico cuyo significado religioso y espiritual es fundamental para millones de personas .

El presidente Ezer Weizman dijo que espera que el acuerdo posibilite una visita del papa Juan Pablo II a la Tierra Santa, la primera por un sumo pontífice en 30 años. Juan Pablo ya aceptó en principio una invitación para visitar a Israel, pero aún no se ha fijado una fecha.

Rechazo en la prensa Pese a los mutuos elogios, varios sectores israelíes opuestos al acuerdo dijeron que el derramamiento de sangre causado por la Iglesia Católica no podría ser borrado de la historia con un documento político.

Persiguieron a los judíos en la Edad Media y las páginas de la historia están manchadas con sangre judía , dice hoy el influyente diario liberal Haaretz. La Iglesia de Roma no debe ser perdonada , dijo el periódico.

Otros diarios denunciaron que el Vaticano decidió reconocer al estado judío al cabo de tantos años con el fin de ganarse un puesto en la etapa final de las negociaciones acerca del futuro de Jerusalén. Esas negociaciones deben ser finalizadas para 1998, según una declaración de principios firmada por Israel y la Organización para la Liberación de Palestina.

El Vaticano dijo ayer en un comunicado que exigirá una participación especial, garantizada internamente, para salvaguardar los valores culturales y religiosos en Jerusalén, también considerada sagrada por judíos y musulmanes. Pero hasta ahora, el Vaticano no ha dado a conocer detalles específicos sobre su plan para Jerusalén.

Michael Sabbah, el arzobispo de Jerusalén, dijo que el acuerdo Israel-Vaticano fue el resultado del proceso general de reconciliación en toda la región del Oriente Medio.

El Vaticano se había resistido a reconocer a Israel desde su fundación en 1948 a raíz de disputas por las propiedades de la Iglesia en la Tierra Santa, el futuro de Jerusalén y en los últimos años, por el trato de los palestinos en la margen Occidental del Jordán y la franja de Gaza, ocupadas por Israel desde 1967.

Según el acuerdo, en la etapa preliminar de las nuevas relaciones Israel y el Vaticano intercambiarán representantes que luego serán elevados al puesto de embajadores. Las partes aceptaron negociar durante dos años los detalles de un acuerdo más extenso que incluirá el destino de las propiedades de la Iglesia y asuntos económicos.

El Vaticano firmará pronto también con Jordania un acuerdo para formalizar las relaciones bilaterales y para un reconocimiento diplomático recíproco.

Se trata de un proceso casi terminado , anunció ayer el vocero vaticano Joaquín Navarro Valls.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.