CON NOSTALGIA TERMINÓ LA AVENTURA

CON NOSTALGIA TERMINÓ LA AVENTURA

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo . Andrés Zapata, un facatativeño de 7 años, nunca olvidará que su abuelo Celedonio le enseñó, el penúltimo día del año, un maravilloso tren donde venían personajes de un mundo mágico, multicolor y que se hacían llamar la familia del Expreso del Hielo. Soñadores errantes de Francia, España, Brasil, Uruguay, Paraguay, Argentina y Colombia, sienten una gran tristeza porque la aventura que comenzaron hace más de un mes, con expectativas, dudas y temores, llegó a su fin. Pero, según todos, a un afortunado final feliz.

31 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

La aventura acabó. Sus protagonistas esperan que no sea para siempre porque con el tren, según Luis Guillermo Forero, uno de los coordinadores del espectáculo, se despertó en la gente de los pueblos los lazos de fraternidad, de alegre diversión y la capacidad de asombrarse por las pequeñas cosas .

Cansancio, alegría, recuerdos, imprevistos, pequeñas peleas, solidaridad, anécdotas, lazos de amistad y romances es el balance que arroja para los gitanos del tren , como les dijeron en muchas ocasiones, la aventura sobre rieles que cruzando por varios pueblos, climas, vientos y costumbres, acompañó a Colombia en la celebración de navidad.

La función de Facatativá no fue igual a las otras. Los tres mil personas que asistieron la mitad llegó desde Bogotá miraron cómo el espectáculo del fuego calentaba la fría noche y la manera como el hielo refrescaba el calor humano que desprendían tanto los artistas como el público. La tristeza rondaba.

Música brasilera, el trapecio, Ramón el de la cuerda enfermó y no se presentó, el dragón Roberto hizo su aparición en el acto central, después sonó la embriagadora música de los French Lovers. Pero en la noche más que el cansancio, los embargó la nostalgia por la partida.

Ante el anuncio de que no habría espectáculo en Bogotá, muchos capitalinos se desplazaron 42 kilómetros hasta Facatativá. Mientras para algunos, como Luz Helena Sánchez el que el tren no fuera a Bogotá me parece bien porque desde allí mataron el ferrocarril y no se merecen este espectáculo , otros como Cármen Romero, opinan que sin la visita a la capital la aventura quedó inconclusa.

Lo mejor para Juanita, la traductora colombofrancesa, es que el tren derribó las barreras del dinero y las del idioma. Para Cristina, la encargada del bar, la experiencia le permitió abrir las puertas de la imaginación y de la grandeza espiritual y Cristina, la gitana uruguaya, durante la experiencia inventó una máquina de jabón, perfeccionó su francés y aprendí a vivir intensamente .

Pasó el tren con todos sus personajes y anécdotas. En la última función Fabricio, el trapecista francés terminó el día diciendo esta es la última página del libro; el sueño acabó, lo importante es que ya conocemos la obra y, como sus personajes, esperamos que Colombia decida si quiere volverlo a leer o botarlo a la basura . El Expreso del Hielo desfila Después de más de un mes de travesía por la vieja ruta del Expreso del Sol, llega a Bogotá el Expreso del Hielo, ese sueño macondiano de un grupo de gitanos de fines de siglo que quisieron volver realidad la fantasía.

En cerca de ocho estaciones, este combo de colombianos y extranjeros que viajan en 21 vagones de un tren que todavía chirrea por lo viejo, mostraron a Roberto, el dragón que vota fuego; al legendario Yeti, el hombre de las nieves; el museo del hielo y de las luces; una feria y la música de los French Lovers.

La magia que trae cada uno de estos vagones transitará hoy por la línea del ferrocarril que sale de la Estación de la Sabana y llega hasta La Caro, pasando por la calle 100 con carrera séptima.

En Bogotá no habrá espectáculo multitudinario, pues según directivas del Expreso, serían demasiadas personas para atender y no se cuenta con la infraestructura necesaria. Entonces, para evitar desilusiones, congestiones y aglomeraciones solo se hará este recorrido, que parte alrededor de la 9 de la mañana de la estación de Facatativá.

Sin embargo, para que los hobitantes de la capital se hagan una colorida idea de lo que pasó durante esta larga travesía, se organizó una muestra fotográfica que recoge diferentes momentos. Las fotografías se exhiben en la Sala Henri Matisse de la Embajada de Francia hasta el 15 de enero (carrera 11 No. 93-12).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.