LOS DINOSAURIOS DE JURASSIC PARK SE CONVIRTIERON EN EL PRETEXTO PERFECTO PARA PENSAR EN LAS POSIBILIDADES Y CONSECUENCIAS DE LA MANIPULACIÓN GENÉTICA. ESTA YA NO ES EXCLUSIVA DE ANIMALES Y VEGETALES.

LOS DINOSAURIOS DE JURASSIC PARK SE CONVIRTIERON EN EL PRETEXTO PERFECTO PARA PENSAR EN LAS POSIBILIDADES Y CONSECUENCIAS DE LA MANIPULACIÓN GENÉTICA. ESTA YA NO ES EXCLUSIVA DE ANIMALES Y VEGETALES.

A pesar de estar separados por más de 65 millones de años, la magia del cine y la tecnología informática hicieron posible lo que para muchos no pasa de ser una utopía... un absurdo: la coexistencia de dinosaurios y hombres. En Jurassic Park, la aventura cinematográfica de Steven Spielberg, científicos que aplicaron técnicas de ingeniería genética a células de dinosaurios descubiertas en fósiles, lograron reproducir y recrear esas especies desaparecidas hace largo tiempo.

30 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Eso es fantasía, pero la mayoría de la gente ignora las proezas de los científicos en la vida real, hechos que en muchos casos son tan escalofriantes como la ciencia ficción.

Los genes están de moda desde que se descubrió, en 1953, la doble hélice o escalera donde se inscribe el código por el cual las personas son quienes son, y a las arañas le salen patas peludas y exactas y a las serpientes el veneno adecuado.

Si no fuera por el ADN (acido desoxirribonucleico), esa doble hélice portentosa, no hubiera existido base para la película fantástica.

El futuro de la medicina es la ingeniería genética. Probablemente, se llegará a erradicar la hemofilia, el cáncer y muchas otras enfermedades hasta ahora incurables.

Este año, se dio a la publicidad el resultado exitoso de la manipulación del código hereditario de unas niñas que nacieron con defectos congénitos. Los especialistas insertaron un tipo de virus en su sangre para que actuara como conductor de los genes correctos.

Eso no es todo, en la década pasada, investigadores privados y del gobierno estadounidense, por ejemplo, invirtieron miles de millones de dólares en producir, por medio de la ingeniería genética, animales nunca antes vistos. Han diseñado, por medio de la genética, cerdos que tienen genes humanos de crecimiento con la esperanza de crear supercerdos con más carne.

Se ha logrado recientemente crear gallinas que ya no contienen el rasgo genético de empollar los huevos, eliminando el instinto materno para que produzcan huevos con mayor eficiencia.

Así, no es descabellado pensar que pronto podamos ver vacas de cinco toneladas y cerdos de varios metros de largo. Otros han vaticinado la creación de una amplia variedad de criaturas transgénicas (modificadas genéticamente): desde pollos monstruosos hasta ostras que sobrevivirían en aguas contaminadas y lobos que no cazan ovejas.

Vistas así las cosas, definitivamente no es tan absurdo pensar que mañana su mascota será un Tyrannosaurus, como el de Jurassic Park.

Clones humanos Este año la manipulación de organismos vivos llegó a lo que muchos consideraban un extremo inadmisible: la duplicación de embriones humanos a partir de la información genética de uno solo, lograda por Jerry Hall y Robert Stillman, investigadores de la Universidad George Washington, de Estados Unidos.

El experiento de Hall y Stillman no es una clonación estilo Jurassic Park, en el cual material genético de un individuo maduro -o el ADN de un dinosaurio desaparecido- es nutrido y crece hasta convertirse en una réplica del original. Hay una gran diferencia entre clonar un embrión que está hecho de células inmaduras e indiferenciadas y clonar células adultas que ya se han comprometido en llegar a ser piel o hueso o sangre. Tampoco el experimento de Hall-Stillman involucra ingeniería genética, manipulación de hebras de ADN en el núcleo de la célula , dijo la revista Time.

Hall y Stillman no requirieron nada de eso. Las células fueron solo copiadas con sus genes intactos en un proceso mucho más simple. Tan simple, que desde hace más de una década los investigadores agrícolas la han usado para clonar embriones de vacas, marranos y otros animales.

Hall y Stillman aclararon que estos embriones humanos clonados no podían desarrollarse y no fueron implantados en mujer alguna. Sin embargo, las implicaciones de esas investigaciones son inquietantes. Si a usted le gusta la manera como se desarrolla un niño determinado, podrían decirle que se han producido y congelado en nitrógeno otros 10, 11 ó 12 idénticos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.