HOLA VERDE!

HOLA VERDE!

En materia de medio ambiente si bien no se resanó el hueco en la capa de ozono, ni Bogotá dejó de parecerse más a Barranquilla por aquello de cambio climático, ni dejaron de desaparecer tres especies de animales por día gracias a la depredación en el mundo, este año que finaliza bien puede considerarse a nivel local como el año de la conciencia. Los niños ya hablan de reciclaje. Las amas de casa ya saben que separar basuras va más allá de guardar el arroz para el calentado del día siguiente. La industria piensa en el desarrollo sostenible. Y a las adolescentes al menos ya les parece in vestir prendas naturales y usar sandalias con suelas de fique cultivado y camisas con botones de tagua.

30 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

La conciencia no se puede tabular y medir. Pero se puede sentir en el ambiente a pesar de la contaminación.

Ya se ven los supermercados inundados con jabones biodegradables, cajas de cereales reclicladas y camisetas de algodón lavado cien por ciento natural. En ciudades como Cali y Medellín ya se hace separación de basuras en la fuente.

El discurso ecológico radical tiende a desaparecer. 1993 no será solo el año que siguió al de la Cumbre de Río. Estados Unidos firmó el Convenio de Biodiversidad y Colombia tuvo una cartera más ( será mejor llamarla morral?) dedicada única y exclusivamente al medio ambiente.

Sin embargo, como olvidando que ecológico sólo puede ser aquello que se preocupa por el gran ecosistema nacional como un todo, en muchas cabezas lo único verde que se toma en serio son los chistes. Por eso no afecta mucho que el nivel de ruido esté buena parte del tiempo, en la mayoría de las grandes ciudades colombianas, por encima de lo humanamente soportable.

Siguió descuidado lo que los ecólogos llaman contaminación sutil . Efectos difíciles de medir a corto plazo pero dolorosamente notorios al pasar el tiempo. Se está hablando de la neurosis que afecta a los habitantes de las grandes ciudades (y con toda razón a conductores y agentes de tránsito) gracias al desmedido uso de cornetas, pitos, megáfonos y demás estridencias que se padecen en la calle.

En 1993 se estiró un año más el plazo para que los vehículos porten un convertidor catalítico que aminore los gases contaminantes: el Intra, luego de realizar un acuerdo con ensambladores e importadores, determinó que esa norma empezará a regir ya no en 1994 sino en 1995.

En lo que a la lucha contra la deforestación se refiere, ya estamos a la cabeza en el mundo! Pero a la cabeza de la cola porque las 20.000 hectáreas plantadas siguen siendo ridículamente inferiores a las 600.000 taladas.

Procesos erosivos y conservación? Colombia hace historia: muchos de nuestros niños han comenzado a consultar los Atlas del Agustín Codazzi para ver si es cierto que alguna vez tuvimos suelos con capas de tierra negra de más de 20 centímetros de espesor.

Pero hay que ser positivos: en 1993 el común de la gente, a través del recurso de tutela, decidió exigir el cumplimiento de la norma constitucional que habla del derecho de todas las personas a gozar de un medio ambiente sano. Igual sucedió con la norma que habla sobre el derecho de las comunidades minoritarias (negros e indígenas) sobre la protección de sus recursos.

Y este año también fue clave porque...

Arrancó en forma el Proyecto Biopacífico, con dineros del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, que protege los recursos del Chocó biogeográfico.

Desafortunadamente, fracasó lo que muchos países en vías de desarrollo consideraban una esperanza para su medio ambiente maltratado: la redistribución de los dineros del Fondo Ambiental para el Medio Ambiente.

Se inició la exploración de lo que se consideran como el último mundo por descubrir en el planeta Tierra . Se trata de la Sierra de Chiribiquete en el Caquetá. Uno de los puntos de mayor riqueza e interés científico en lo que a biodiversidad se refiere.

Se dio un importante paso al poner en marcha el concepto de cuentas ambientales (la inclusión de los recursos naturales dentro de la contabilidad de bienes y servicios de la Nación). En mayo empezaron los conteos piloto (valoración cuantificada) de los manglares de la Ciénaga de Lorica y de Nariño y del recurso agua en Antioquia para la generación de energía en hidrieléctricas.

Se entró en la onda del canje de deuda externa por proyectos ambientales. A través de ese sistema, Canadá le condonó a Colombia una deuda por 13 millones de dólares que se destinarán a trabajos de medio ambiente. Para la consecución de esos dineros arrancó el Ecofondo, formado por 190 Organismos No Gubernamentales.

Y finalmente, como no todo es dicha, en 1993 se destapó un nuevo cartel: el del tráfico de animales que, según los cálculos, es el segundo cartel que más dinero mueve en el mundo después del de las drogas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.