EL MUNDO DE UN CABLE

EL MUNDO DE UN CABLE

En un futuro cercano, probablemente la parte del cuerpo que usted más ejercitará será el dedo. Podrá morir del corazón por sedentario, pero nunca de aburrimiento. Sentado cómodamente frente a una gran pantalla de televisión (seguramente con una imagen de calidad cinematográfica), usted, utilizándolo en un control remoto (el dedo) tendrá acceso a bancos con millones de datos, podrá participar en teleconferencias, transmitir sonidos con calidad de disco compacto digital a través de grandes distancias sin distorsión, consultar bibliotecas, hacer compras, leer periódicos multimedia (con texto, sonido, video de movimiento total) personalizados, disfrutar la televisión interactiva, reservar pasajes, mirar el saldo bancario, enviar cartas electrónicas, pagar facturas, mirar el expediente médico, llamar y ver a sus amigos, y que ellos la (lo) vean...

30 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Tantas serán las opciones de información y entretenimiento, que sólo escoger uno de los 500 canales de televisión posibles le tomará por lo menos una hora. Qué tal ver su película favorita a la hora que quiera y no a una hora obligada? Qué tal diseñar su propia programación? Increíble, todo este cúmulo de información llegará a usted a través de cables de fibra óptica, tan finos como un cabello humano, que en conjunto formarán una red completa, que ya recibe el nombre de superautopista ... de información, pero que en realidad es una superautopista de información, entretenimiento, servicios... Ficción? No. Un hecho que ya comienza a tomar forma con la ola de adquisiciones y fusiones entre compañías de telecomunicaciones y de producción cinematográfica y audiovisual (entretenimiento) que recorre a los Estados Unidos.

La AT&T, por ejemplo, compró por 12.600 millones de dólares a McCaw Cellular Communications Inc.; los grupos Viacom y Network Inc. se disputan, por 10.000 millones de dólares, la compra de Paramount Communication (empresa de entretenimiento); Bell Atlantic se fusionó con Tele Communications Inc.

AT&T, Time Warner, Tele Communications Inc., Paramount, Viacom y otras están gastando miles de millones de dólares para proponer una TV diferente.

La tecnología para lograrlo ya existe o está en desarrollo. El lenguaje de los computadores, en primer término, ha hecho posible que cualquier tipo de información --llámense datos, texto, gráficas, sonido, animación, video de movimiento total-- pueda ser manejada, empacada, almacenada, replicada, analizada, entregada o expresada en formas que antes eran patrimonio exclusivo de las películas de ciencia ficción.

Por otra parte, se está desarrollando un conjunto de sofisticadas técnicas que permiten empacar y comprimir inmensas cantidades de información en un paquete electrónico para que pueda ser distribuida a través de las redes telefónicas públicas o el cable de TV de hoy, y mucho mejor en las de fibra óptica del mañana, y ser decodificada por equipo receptor.

Oficina portátil La cara opuesta del mundo, unido a través de un cable de fibra óptica, son unos diminutos artefactos portátiles que cumplen las funciones de teléfono celular, máquina de telefax, guía telefónica... inalámbricos.

Si tal como ha ocurrido hasta ahora, estos computadores de bolsillo tienen éxito, dentro de poco serán comunes casos como estos: un ejecutivo toma un tren para ir a su trabajo y de pronto recuerda que dejó un documento importante en casa; sin pensarlo mucho, saca su computador de bolsillo, hace un enlace radiotelefónico con el computador que tiene en su casa y recibe una copia electrónica del informe olvidado.

Por su parte, una mujer sentada cerca de este ejecutivo escribe una nota en la pantalla de su aparato usando un esfero electrónico especial y la transmite a su secretaria empleando el fax inalámbrico de su microcomputador.

Minutos después, la secretaria le envía la repuesta, también por fax.

Un hombre en el asiento contiguo utiliza su máquina para reservar el vuelo más barato a Jamaica; luego examina un catálogo electrónico y ordena un par de botas que le serán entregadas por correo.

De repente, su máquina hace sonar una alarma para recordarle el cumpleaños de su esposa, y el individuo ordena en una floristería, también por medio de su computador, el envío de un arreglo floral.

Aunque estos ejemplos parecen tomados de una historieta de ciencia ficción, empresas como Apple, Tandy, IBM, Motorola y AT&T han invertido grandes sumas para desarrollar esta avanzada tecnología, y ya la están ofreciendo en el mercado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.