A BARRER EN LAS URNAS: TURBAY

A BARRER EN LAS URNAS: TURBAY

La gestión del Gobierno actual constituye un limpio título que le ha ganado la confianza pública y por ello requiere continuidad, dijo ayer el jefe del liberalismo, ex presidente Julio César Turbay Ayala. En el mensaje de Año Nuevo enviado por Turbay Ayala a sus copartidarios hizo un análisis de la situación de su colectividad, y dijo que la estima positiva, pero que se requiere mostrar el año próximo en las urnas que el liberalismo tiene las mayorías populares, para darle continuidad a la obra de Gobierno del presidente César Gaviria, y desarrollar con mayor énfasis el aspecto social.

30 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

En una evaluación de la administración Gaviria, Turbay dijo que contra los graves problemas que atraviesa la Nación, el Presidente les ha hecho valeroso frente; no se ha doblegado ante ninguna situación y ha probado ser un auténtico hombre de Estado .

Elegir con acierto Este es el texto de la carta del ex presidente Turbay: Presento un fraternal saludo a los colombianos con ocasión del nuevo año, y como Director Nacional del Partido Liberal, uno muy especial a mis copartidarios con quienes deberé librar durante 1994 decisivas batallas para el destino democrático de la Nación.

En el curso de estos 365 días, por mandato constitucional, tendremos que elegir Presidente y Vicepresidente de la República, miembros del Congreso nacional, Alcaldes y Gobernadors, Diputados y Concejales. Dos de las ramas del Estado, la Legislativa y el Ejecutivo, se integrarán popularmente a todos los niveles y se abren a los electores amplias oportunidades para elegir los gobernantes y los legisladores que el pueblo desee. Estamos viviendo un momento histórico particularmente propicio para enrumbar al país por las mejores rutas si los electores saben hacer certero uso de las soluciones del sufragio.

El Partido Liberal tiene abundantes razones para reclamar el favor popular y retener en sus manos la conducción de los destinos del Estado.

La primera consideración que debe tenerse en cuenta es su incuestionable mayoría popular que debe reflejarse en el Ejecutivo y en el Congreso para fortalecer la democracia y afianzar las instituciones republicanas.

Refrendar mayorías El enfrentamiento entre las ramas del poder público, sin más fundamento que el de ser el gobierno de filiación diferente a la de las Cámaras legislativas, es prueba traumática que el país ya ha padecido y que debe evitarse para impedir el deterioro de la autoridad, con el consecuente incremento de la violencia fratricida. No se requiere aguzar el ingenio para llegar a la conclusión de que nada puede ocurrirle peor a un país que ser gobernado por una minoría política.

Si, además, se toman en cuenta las tradicionales características del Partido Liberal como ejecutor del cambio y del progreso nacionales, es preciso aceptar que en muchos campos la obra del actual Gobierno require continuidad para que cumpla a cabalidad sus propósitos y corone sus metas. Naturalmente deberá acentuarse el perfil social y ampliarse la órbita de los servicios públicos con el objeto de mejorar la calidad de vida del pueblo colombiano.

El Partido Liberal ha fortalecido y mejorado las condiciones de la justicia y ha brindado a jueces y magistrados todo el respaldo que requiere su delicada tarea. La lucha contra la impunidad ha sido categórica. El Gobierno y en general el Estado luchan contra las múltiples formas de violencia, persiguen con éxito el narcotráfico y han recuperado el prestigio internacional de la República.

Un auténtico estadista A la actual administración ejecutiva le ha correspondido luchar contra graves problemas de variada naturaleza y el presidente Gaviria les ha hecho valeroso frente. No se ha doblegado ante ninguna situacion y ha probado ser un auténtico hombre de Estado.

En el Congreso ha logrado el Gobierno una resuelta colaboración que se ha traducido en leyes como las de seguridad social, educación, orden público y las económicas y fiscales, así como la aprobación de importantes convenios internacionales. No admite duda el hecho de que la obra del Gobierno constituye un limpio título que le ha ganado la confianza pública.

El país tiene todos los problemas propios del subdesarrollo, agravados por una violencia múltiple de difícil, pero de indispensable tratamiento.

Venturosamente, los precandidatos presidenciales del Liberalismo han señalado las dificultades y prsentado soluciones que puestas en marcha pueden abrir las puertas de una paz digna y democrática.

Liberalismo y la paz La paz sigue siendo bandera que enarbola con pulso firme el Partido Liberal. Hay que persistir en ella hasta hacerla una realidad creadora, de la que mayor suma de bienes puede esperar el pueblo.

Insisto, compatriotas, en que en los debates por venir se dan todas las condiciones para que el voto sea el factor determinante del cambio social, de la pureza administrativa, de la moral pública y privada.

La mujer deberá desarrollar en leyes los claros derechos que la Constitución consagró en su favor. Como deberá ocurrir con los obreros, los campesinos, la juventud y el resto de la comunidad.

El panorama legislativo es halagador y todos los ciudadanos pueden ayudar a la realización de un programa liberal de auténtico carácter nacional.

Engrandecer a Bogotá Dentro de las grandes realizaciones que el Partido Liberal ha resuelto asumir está la de hacer de Santafé de Bogotá una auténtica capital nacional, como le corresponde a la sede de los poderes públicos.

Bogotá no puede seguir siendo un pueblo grande e inconfortable, sino que ha de convertirse, con la ayuda de sus habitantes y de todas las regiones, en una próspera y moderna ciudad.

La Nación tendrá que contribuir al esfuerzo para arreglar las vías, el transporte, mejorar la recolección de basuras y darle seguridad a la ciudadanía.

Saneadas las finanzas distritales, como parece que comienzan a estarlo, el Partido Liberal toma el compromiso de hacer de la colombiana la capital más funcional de Latinoamérica.

Los invito fervorosamente, copartidarios, a dar la batalla y a reponder por la victoria del Partido .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.