ASÍ LA VI HOY

ASÍ LA VI HOY

De espléndida puede calificarse la corrida enviada por Felipe Rocha. Que a estas alturas veamos salir tres toros ideales para el torero, es en verdad cosa bien rara. El lote con mayores problemas y dificultades por su feo estilo, especialmente el cuarto de la tarde, fue a parar a manos de José Miguel Arroyo Joselito . No fue nada fácil el que abrió plaza. El toro tenía mucho que torear y Joselito, que le saludó con espléndidas verónicas, ese recordado capote y pequeña muleta que maneja el madrileño con fácil maestría debiera servir de ejemplo para muchos. Ya decimos que su primero no fue nada fácil, pero él le toreó con seguridad, firmeza y dominio, imponiéndose siempre a su oponente que se quedaba cortito y tenía su pincante, pese a que pareciera sosear apagado. Lo mató superiormente de un buen pinchazo y media lagartijera que hizo rodar a la res, sin puntilla. Escuchó una gran ovación que agradeció desde los medios. El cuarto fue un regalo. Sin fijeza, embistiendo con la cara alt

30 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

No valió tampoco el primero de César Camacho, que no tuvo fijeza, se rajó pronto y buscó las tablas para defenderse. Voluntarioso y valiente estuvo el colombiano, ante un ejemplar que desarrolló peligro, y al que mató de estocada, siendo ovacionado.

Brindó la muerte de su segundo al maestro Antoñete . El toro que fue muy protestado por su supuesta invalidez, se fue para arriba, tras un puyazo y fue a más, permitiendo al colombiano torearle a placer sobre una y otra mano, entre el general contento de los aficionados. Fue también otro de los grandes toros de Felipe, al que no cortó la oreja por repetidos fallos con el acero. Le aplaudieron.

Para Jesulín de Ubrique, fue el lote de oro de Achury Viejo y el gaditano lo aprovechó cumplidamente. Bien con el capote, tuvo el mejor toro de lo que va de feria, que va a ser muy difícil superarlo, por el pitón izquierdo, sin que ello quiera decir que no fuese por el otro. Jesulín le cuajó una faena que entusiasmó muy justificadamente, en la que hubo series de largos naturales, derechazos y redondos y redondísimos, ligados en un palmo de terreno que hicieron bramar la plaza. Mató de pinchazo y media y paseó la oreja otorgada.

También fue excelente el sexto, al que toreó en un palmo de terreno, instrumentándole toda clase de pases y adornos, entre música y ovaciones, tres pinchazos agarró una definitiva y fue premiado con otra oreja, saliendo al final en triunfo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.