JESÚS, AL PESEBRE VAMOS A PREMIAR...

JESÚS, AL PESEBRE VAMOS A PREMIAR...

Un pesebre hecho con bolsas de cemento, cartulinas, botellas de vidrio, empaques de plástico y cartón, retazos de tela, latas, chatarra, icopor, retal de madera y témperas, con la creatividad de un grupo de niños entre los 5 y los 13 años y con el apoyo de unos adultos emprendedores y joviales, ganó el concurso de pesebres ecológicos que organizó TEO, la mascota ecológica de EL TIEMPO, en el marco del Concurso Taller Mi Amigo el Parque. Coincidencialmente, ante ese mismo pesebre se rezó la primera novena ecológica. Fue el primero que visitaron los asistentes de TEO y al primero que le cayó el flash de un fotógrafo del periódico. Está en el salón comunal del barrio Unicerros, al nororiente de Bogotá.

29 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Los otros cuatro finalistas son, en su orden: el del barrio Camelia (con 77 puntos), el de Lombardía (con 76), el de Mandalay (con 67) y el de Garcés Navas (que obtuvo un puntaje de 66). Los ganadores recibirán dotación para su parque, de acuerdo con sus necesidades.

EL TIEMPO y el Departamento Administrativo del Medioa Ambiente (DAMA), dos de los organizadores del concurso, hicieron, durante los días de la novena, una preselección a través de los Guardianes del Ambiente, un grupo de jóvenes bachilleres que prestaron su servicio social en actividades ecológicas y que fueron vinculados a la coordinación del certamen.

La última palabra la dio la Fundación Renaser, con base en una evaluación de 13 semifinalistas que le presentó TEO. La decisión fue difícil dice en el acta el jurado, puesto que en todos los pesebres la gente puso todo su empeño por realizar un trabajo bueno .

Los criterios de evaluación empleados fueron la utilización de materiales de desecho, tanto orgánicos como inorgánicos; la belleza y vistosidad del pesebre; el empleo de ideas diferentes de las publicadas en el segundo taller de TEO; la cercanía del parque que está inscrito en el programa de recuperación; el estrato social del barrio y el número de personas (niños) que participaron en su realización.

Y, por supuesto, la no utilización de recursos naturales arrancados de su hábitat, porque esa era la idea de TEO, que está muy satisfecho y espera que, sin necesidad de concurso, todos los pesebres del país de las próximas navidades sean hermosos y estén reconciliados con el ambiente. Quedó demostrado. Que se puede, se puede. Pesebre ecológico ganador, hecho por un grupo de niños del barrio Unicerros, al nororiente de Bogotá, con la colaboración de todos los vecinos. Coordinador: Wilson Quintana. Segundo lugar: pesebre del barrio Camelia, que se destacó por su vistosidad y por la creatividad de sus realizadores, que no se limitaron a copiar las ideas de TEO. Coordinador: Juan Carlos Rodríguez. Tercer puesto: pesebre de Lombardía, uno de los que más lució auténticos materiales de desecho. Coordinadora: Rosana Camacho. Cuarto puesto: pesebre de Mandalay, creativo y vistoso; además, fue levantado en el parque. Coordinadora: María Jineth Gallego. Quinto puesto: pesebre del barrio Garcés Navas, estrictamente ecológico y muy vistoso. Coordinadora: Nayira Manrique.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.