MUERE EL AÑO VIEJO Y VIVE JOSELITO

MUERE EL AÑO VIEJO Y VIVE JOSELITO

Los sentimientos de nostalgia al terminar el año y la esperanza de uno mejor se mezclan, por esta época, con la alegría del retumbar de los tambores y el sonido de la flauta e millo, mientras que las serpentinas dan paso a la maizena, acompañadas, unas y otra, del tradicional trago de aguardiente. En las emisoras también hay una amalgama de melodías de fin de año y Navidad con la carnavalera, pues en esta oportunidad la máxima fiesta barranquillera comienza mucho más temprano y, por ello, no es extraño que los vecinos de los barrios populares cambien, tan pronto llega el año nuevo, las luces de navidad por alegres festones de colores. Es una prueba inequívoca de que el gozón barranquillero empalma sus fiestas decembrinas con las del carnaval.

29 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

La reina central, Danitza Abuchaibe Costa, para cerciorarse de ello y motivar a los que no lo han hecho, se tomará simbólicamente este miércoles la ciudad.

Vestida con un traje alegórico a las carnestolendas, bien de garabato o de cumbiambera, Danitza saldrá de su palacio real, situado en el norte de la ciudad, acompañada por un séquito de príncipes y princesas, a visitar cada uno de los sectores populares de Barranquilla, donde se han establecido templetes con orquestas y grupos folclóricos para animar la noche, también conocidos como recochódromos .

La toma de la ciudad es una nueva costumbre, que inauguró María José Vengoechea en 1990, para motivar, a final de año, a todos los curramberos a disfrutar del jolgorio. Este recorrido es parecido a los que hará Danitza en sus viernes de reina por cada uno de los puntos de confluencia popular: Siete Bocas, Nueva Granada, Las Palmas, Ciudadela 20 de Julio y bulevar de Simón Bolívar, entre otros.

Este año, las brisas decembrinas, la noche estrellada y la luna barranquillera serán las cómplices de Danitza y contribuirán al hechizo embrujador que convidará a todos a no perderse ni la corrida de un butaco en este Carnaval de Barranquilla.

Aunque oficialmente la orden real de bailar y gozar hasta que el cuerpo aguante la dará su majestad Danitza el 8 de enero, en la tradicional Lectura del Bando, en la que se prohíbe el aburrimiento y la apatía y los guachafitas y relajeros serán extraditados de su dominio, desde ya todos los gozones están autorizados para gozar al máximo, siempre y cuando lo hagan dentro de los límites que imponen la decencia y el respeto a los demás.

El recorrido de este acto, que es el abrebocas, cambiará el próximo año. Se hará por toda la calle 72, al norte de la ciudad, hasta llegar al viejo estadio de fútbol Romelio Martínez. Anteriormente, el escenario era el tradicional Paseo Bolívar.

Mientras el 31 de diciembre, en muchos barrios de la ciudad, se quemará el año viejo , personificado por un muñeco viejo que se lleva todo lo malo, para dar paso a un nuevo renacer, el espíritu rumbero de Joselito Carnaval comenzará a despertar en cada uno de los barranquilleros y sólo morirá al caer la noche del 15 de febrero, martes de carnaval.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.