PROHIBIDO EL PORTE DE ARMAS

PROHIBIDO EL PORTE DE ARMAS

La violencia, que en Bogotá deja un promedio de 18,6 víctimas diarias y que sólo en el primer semestre cobró 4.039 vidas humanas, obligó ayer al Ejército y a la Alcaldía Mayor de Bogotá a adoptar una drástica determinación. A partir de las 12 de la noche de hoy y hasta la 12 de la noche del lunes 10 de enero de 1994 están suspendidos la totalidad de salvoconductos de armas de fuego en el Distrito Capital de Bogotá.

29 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Con excepción de los miembros de la fuerza pública, los cuerpos oficiales armados y los integrantes de las compañías de seguridad del sector empresarial y oficial, ningún otro ciudadano podrá portar armas.

El incumplimiento de esta previsión conllevará juicios por porte ilegal de armas con sus respectivas sanciones. Esto es, penas de prisión de mínimo cuatro años.

Así lo estableció anoche la Jefatura del Estado Mayor de la Décima Tercera Brigada del Ejército, al expedir la Resolución No.1 de 1993, a través de la cual se suspenden por 12 días las autorizaciones para el porte de armas.

La determinación surgió el lunes pasado después de un consejo de seguridad en la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Las autoridades concluyeron que es indispensable adoptar medidas administrativas que permitan la paz ciudadana en Bogotá, gravamente alterada por la utilización de armas de fuego para la comisión de delitos. El objetivo es restablecer la paz ciudadana .

Un informe del Cuerpo Técnico de la Fiscalía General de la Nación, seccional Bogotá, sobre el diagnóstico de la violencia en Bogotá y, en particular, sobre lo ocurrido entre el 24 y el 25 de diciembre, puso alerta a las autoridades capitalinas.

Y es que sólo en el primer semestre 1.465 personas perdieron la vida como consecuencia de ataques con armas de fuego, hoy la principal causa de muerte en Bogotá.

Entre julio de 1992 y julio de 1993 esa cifra de ataques con armas de fuego llegó a 2.836.

La determinación busca prevenir los atentados contra la vida y la integridad personal, en especial, en días como el 31 diciembre y el primero de enero.

Un estudio del CTI demostró que durante las festividades de Navidad y Pascua, respectivamente, 10 y 22 personas perdieron la vida con armas de fuego; 3 y 6 con armas cortopunzantes y otro tanto por accidentes de tránsito.

Así, en concepto del CTI, la alternativa más inmediata para hacer frente a la violencia ciudadana debe provenir de las restricciones al porte de armas en la capital.

La suspensión temporal de los salvoconductos se adoptó con base en el decreto 2535 de 1993, a través del cual se reguló el control y comercio de armas, municiones y explosivos.

El Estatuto que impone a quienes portan armas la obligación de reportarlas ante el Ministerio de Defensa antes de septiembre de 1994 entró en vigencia hace apenas dos semanas.

Sin embargo, con fundamento en las nuevas alternativas que se abren para el control de salvoconductos y tenencia de armas, ya el alcalde de Cali había hecho uso de las facultades para restringir la posesión de armas hasta la terminación de la Feria de Cali.

El Ministerio de Defensa estima que en Colombia existe un millón de armas legalizadas a través de salvoconductos y dos millones de armas ilegales, y ello explica los primeros pasos que dan las autoridades en Cali y Bogotá para hacer frente a la potencial amenaza que representan las armas de fuego.

El texto de la resolución El texto de la resolución es el siguiente: Considerando: Que mediante comunicación directa del día 27 de diciembre de 1993 el señor Alcalde Mayor de Santafé de Bogotá durante el Consejo de Seguridad llevado a cabo en su despacho, solicitó a este comando, la adopción de disposiciones relacionadas con la prohibición del porte de armas de fuego.

Que la Administración Distrital reiteradamente ha manifestado su preocupación por el alto índice de criminalidad producto de la utilización de armas de fuego.

Que el Decreto 2535 de 1993 regula lo relacionado con el control y comercio de armas, municiones, explosivos y sus accesorios.

Que el mencionado estatuto en su artículo 32 establece: son competentes para la expedición y revalidación de permisos para tenencia y para porte de armas y para la venta de municiones y explosivos en los lugares que determine el Ministerio de Defensa Nacional, las siguientes autoridades militares: el jefe del Departamento Control Comercio de Armas, Municiones y Explosivos, los jefes de Estado Mayor de las unidades operativas menores o sus equivalentes en la Armada Nacional o la Fuerza Aérea... . A su vez el artículo 41 sobre suspensión determina: las autoridades de que trata el artículo 32 del presente Decreto, podrán suspender de manera general la vigencia de los permisos, para la tenencia o para el porte de armas expedidos a personas naturales, personas jurídicas o inmuebles rurales... .

Que de acuerdo con lo previsto en los artículos 2, 323 y 315 numeral 2 de la Constitución Política con lo dispuesto en el parágrafo 1o. del artículo 41 del Decreto 2535 de 1993, la solicitud de la primera autoridad de Santafé de Bogotá Distrito Capital, resulta procedente, como quiera que con las medidas a implementar se procura el aseguramiento de la convivencia pacífica, la protección de los derechos de los ciudadanos y el cumplimiento de los deberes del Estado.

Que es indispensable adoptar medidas administrativas que permitan la paz ciudadana en el Distrito Capital de Santafé de Bogotá, gravemente alterada por la utilización de armas de fuego para la comisión de delitos.

Que nadie podrá portar armas de fuego sin permiso de la autoridad competente.

Que procede la suspensión de manera general de la vigencia de salvoconductos de armas de fuego durante los días y las horas que más adelante se indicarán.

Que la violación de esta disposición será puesta en conocimiento de las autoridades competentes para los fines legales a que haya lugar.

Que de acuerdo con lo previsto en los artículos 216 y 223 inciso 2o, de la Constitución Política, la Fuerza Pública, organismos nacionales de seguridad y otros cuerpos oficiales armados, podrán portar armas de fuego durante los lapsos de prohibición indicados en esta resolución.

Que la autorización para el porte de armas durante los periódos mencionados se extenderá a los funcionarios judiciales, de la Fiscalía General de la Nación, compañías de seguridad y de los departamentos de seguridad del sector empresarial u oficial.

Resuleve: 1. Suspender de manera general la vigencia de los salvoconductos de armas de fuego en la jurisdicción del Distrito Capital de Santafé de Bogotá desde el día miércoles 29 de diciembre de 1993 a partir de las 0 horas hasta el día lunes 10 de enero de 1994 a las 24 horas.

En consecuencia, queda prohibido el porte de armas de fuego, aún con salvoconducto en los días y horas señalados.

2. Las autoridades indicadas en el artículo 83 del Decreto 2535 de 1993 velarán por el cumplimiento de esta disposición.

3. Exceptuándose de esta medida a la Fuerza Pública, los organismos nacionales de seguridad, cuerpos oficiales armados, funcionarios judiciales, de la Fiscalía General de la Nación, miembros de compañías de seguridad y departamento de seguridad del sector empresarial u oficial.

4. Difúndase el contenido de esta resolución a través de los medios de comunicación con el propósito de informar profusamente a la ciudadanía en general.

Publíquese y cúmplase.

Firmado, Brigadier General Norberto Adrada Córdoba, comandante de la Décimotercera Brigada del Ejército.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.