EN LA CÁRCEL NO SE DEBEN REVISAR ÓRGANOS SEXUALES

EN LA CÁRCEL NO SE DEBEN REVISAR ÓRGANOS SEXUALES

La Juez 22 Penal Municipal ordenó al Director de la Cárcel Modelo de Bogotá suspender definitivamente la requisa vaginal que se le practicaba a la señora María Cristina Sánchez de Moreno, a la salida del centro penitenciario. La funcionaria judicial señala en su providencia que la ciudadana se le violaron los derechos a la intimidad, a no ser sometida a tratos degradantes y al respeto a la dignidad humana, de acuerdo con la Constitución Nacional.

29 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

La señora Sánchez de Moreno solía visitar los domingos al detenido Adalber Torres Herrada y cuando iba a salir del penal era sometida a realizar una fila delante de varias guardianas, quienes le exigían a bajarse la ropa interior y a exhibir sus genitales.

Cuando alguna de ellas se negaba a que la revisaran de esa forma era remitida a la Dirección de la Cárcel. En una ocasión ella fue enviada a ese despacho, pero en el camino unos guardianes la devolvieron a la portería y logró salir de La Modelo sin que le efectuaran ese procedimiento.

Según la juez, dicho centro de reclusión hizo caso omiso a la circular 030 de 1991 de la Dirección General de Prisiones, que prohíbe expresamente la revisión de genitales o tacto vaginal a las visitantes, en aras de proporcionar un trato digno a los internos y a las personas que acuden por cualquier razón a los establecimientos carcelarios.

En la actualidad, dentro del reglamento interno de La Modelo, según el oficio C.V, numero 428 del 21 de diciembre de 1993 del Comando de Vigilancia de la Cárcel Nacional Modelo, se realiza el siguiente procedimiento para requisar a las mujeres: 1. Luego de pasar por la identificación de acuerdo con la ficha que lleva la visitante, ésta llega a la requisa donde se encuentra el personal femenino de la guardia.

2. Una vez allí, la guardián de turno observa sus genitales para lo cual la visitante debe subir su falda y bajar sus pantys, después de esto hace el egreso del penal.

3. Si se observa negligencia o se rehúsa la visitante, se hace llegar hasta la sección de sanidad debidamente custodiada, para que el médico de turno la examine y se informa al superior inmediato.

Al respecto, la Juez 22 Penal Municipal señala que según el oficio 030 de 1990 de la Dirección General de Prisiones, se ha comprobado que ese sistema denigrante no es una medida eficaz para contrarrestar el peligro de un eventual uso de armas o entrada de estupefacientes. Y a pesar de que en dichas requisas se ha incautado sustancias como marihuana etcétera, las cantidades confiscadas no justifican el mantenimiento de ese sistema y se demostró, al contrario, que el costo moral es incomensurablemente alto, frenta al poco beneficio que en materia de prevención o seguridad pudiera recibirse...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.