Marchar o no marchar, esa fue la cuestión del Polo

Marchar o no marchar, esa fue la cuestión del Polo

La decisión del comité ejecutivo del Polo Democrático de estar o no mañana en la movilización contra el secuestro y las FARC suscitó divergencias al interior del partido.

03 de febrero 2008 , 12:00 a.m.

La idea, que se convirtió en una bola de nieve a través de Internet, llegó al interior del Polo hace diez días, cuando el senador Gustavo Petro lanzó, en uno de los comités ejecutivos del partido, la propuesta de apoyar la marcha, La votación fue contundente: 3 votos a favor y 18 en contra.

La discusión había sido: ¿Cómo podía el partido opositor del Gobierno y el senador que ha liderado los más controvertidos debates sobre la 'parapolítica' asumir tal postura? Después de aceptar la derrota, Petro se entrevistó con los muchachos de la iniciativa en Facebook "Se dio una profunda discusión filosófica", dice.

"Creo que hay un hecho concreto de repudio a los actos violentos y por eso me reuní para preguntarles por qué la marcha era solo en contra de las Farc y no de las autodefensas o del Eln".

En esa reunión se concluyó que no se descartaba otra movilización en un futuro, pero que ese sería otro momento.

Ese día, Petro decidió participar en la marcha con su esposa, aunque lo lincharan en la calle. "La izquierda tradicional me tildó de uribista", dice.

Una semana después, cuando las organizaciones de derechos humanos y las centrales obreras (que son buena parte del Polo) se fueron sumando, se lograron más acuerdos. El lunes pasado Petro volvió a poner el tema en el comité ejecutivo del partido. Esta vez la votación fue unánime a favor de una concentración.

El martes, la directiva, encabezada por su presidente, Carlos Gaviria, expidió un comunicado en el que explicaba que "esta protesta se diferencia sustancialmente de la marcha convocada por Facebook, a la cual se han sumado, entre otros, los líderes del paramilitarismo y que ha sido absorbida publicitaria y políticamente por el gobierno de Álvaro Uribe Vélez cuyos postulados guerreristas no compartimos por estar convencidos de que incitar al odio y azuzar la guerra, lejos de contribuir a la liberación de los secuestrados, les prolonga el cautiverio".” Petro sigue pensando que lo que comenzó como un movimiento ciudadano en el ejercicio de su derecho a la libre expresión, se convirtió en un asunto de posiciones sectarias. "Esta es una manifestación en contra del secuestro y en contra de las Farc, pero es claro que no se puede impedir la expresión democrática de la ciudadanía".

"La decisión fue unánime: dijo Gaviria, no vamos a participar en la marcha, vamos a hacer una concentración a una hora diferente; si coincidimos en el mismo sitio y hora, hemos exhortado a los ciudadanos para que dos puntos de vista diferentes se respeten".

Como dicen: amanecerá y veremos

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.