SERRAT, 50 AÑOS DE NACIDO EN EL MEDITERRÁNEO

SERRAT, 50 AÑOS DE NACIDO EN EL MEDITERRÁNEO

Hace cincuenta años, en el humilde barrio barcelonés de Poble Sec (Pueblo Seco), nació Joan Manuel Serrat, a quien todos los diarios dedicaron páginas el lunes, mientras las radios constatan que sus seguidores lo están convirtiendo en un mito similar al que fue Carlos Gardel para los argentinos. En una casa modesta de la calle Poeta Cabanyes hay una placa que recuerda el nacimiento del cantante, hijo de una familia de las que se decía que no tenía posibles y que, según sus biógrafos, en principio iba a ser profesor universitario o técnico biólogo, especializado en sexar pollos .

28 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Serrat, que cumplió 50 años el lunes, tiene una variada discografía, iniciada en 1965 con el sencillo Ara que tinc vint anys (Ahora que tengo veinte años), una las canciones más emblemáticas de su primera etapa, donde también se destacó La tieta (La tía solterona).

En la rica lista de temas siguió Mediterráneo, canción que interpretaron cantantes de todo el mundo, hasta llegar a los últimos títulos como Cada loco con su tema, El Sur también existe o Utopía, su última gran obra.

El famoso cantante musicalizó poemas de Miguel Hernández, Antonio Machado y Mario Benedetti, y fue acaso quien mejor hizo conocer la lengua catalana en el mundo, sobre todo en América Latina, un continente que lo alojó durante su breve exilio y lo considera uno de sus mejores hijos adoptivos.

Su compromiso político fue una de sus características más hondas, sobre todo en la epoca en que España estaba gobernada por Francisco Franco.

Serrat se declaró contrario a las sentencias de muerte dictadas por Franco en 1975 y eso le valió el exilio, aunque nunca quiso etiquetarse como cantante de protesta ni de vanguardia.

En los años 60, candidato español al premio Eurovisión, Serrat se negó a participar si no podía cantar su tema en catalán y esta fue una de las tantas rupturas que El Nano de Poble Sec practicó con un sistema al que no atacaba frontalmente, pero al que supo mantenerse ajeno en los momentos más difíciles.

Gabriel Jaraba uno de sus biógrafos recuerda hoy que la complejidad de la figura serratiana fue el origen de otras pequeñas rupturas, soterradas pero no menos importantes , como cuando se alejó del activismo cultural del nacionalismo catalán.

Pese a que fue el primer intérprete en dar paso a la denominada Nova canó (Nueva Canción), este movimiento terminó rechazándolo por no haber querido acomodarse a las exigencias de un monolingismo catalán.

Una segunda ruptura a la que se refiere Jaraba fue, después del exilio en Latinoamérica, cuando se alejó de la industria de la comunicación y renunció a vivir según el albur de las multinacionales discográficas, las compañías de televisión y la dictadura de la mediocre barbarie mediática .

Serrat pasó el día de su cumpleaños como cualquier otro en su estudio de grabación, insistiendo en que sólo soy un artesano de la canción y que lo importante es cumplir años, porque solo los muertos no los cumplen y es hermoso cumplirlos siendo feliz, sin estar enfermo, marginado o maltratado .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.