POLÍTICA DE PAZ: FÓRMULA CON RESULTADOS

POLÍTICA DE PAZ: FÓRMULA CON RESULTADOS

Este Gobierno le deja al próximo cinco organizaciones subversivas desmovilizadas, la experiencia de haber negociado con la Coordinadora Guerrillera (CG) (aunque sus resultados fueron adversos) y una política de paz que el consejero presidencial para la Paz, Carlos E. Jaramillo, califica como positiva, eficaz, real, que responde a necesidades concretas . Según Jaramillo, los mecanismos de diálogo de esta administración no son un ensayo. Son fórmulas comprobadas que arrojan resultados esperados. Por ese camino se puede lograr la paz , asegura.

28 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Y las fracasadas conversaciones en Caracas y Tlaxcala, donde el Gobierno y la Coordinadora se sentaron a negociar infructuosamente por año y medio, sólo demuestran la falta real de voluntad de la guerrilla. El Gobierno se siente tranquilo: hizo todo lo que pudo para mantener a la CG en la negociación.

Jaramillo dice que las Farc y el Eln equivocaron el camino hacia la realización de sus proyectos políticos. Sus acciones son muestras pendencieras, reprochables y censurables , puntualiza. Se posesionó hace un mes... Cómo evalúa la política de paz del presidente César Gaviria, ahora que está sentado en el escritorio de la Consejería? Yo veo que la política de paz está dando resultados. Es una política positiva porque se está en un proceso para desmovilizar a la Corriente de Renovación Socialista (CRS) y, además, se ha cumplido la reinserción de tres grupos bien importantes en el país: EPL, PRT, Quintín Lame. Se tuvo un proceso largo de negociaciones con la Coordinadora Guerrillera (CG), que por razones bien conocidas se suspendió y se rompió. Lo que muestra es que ésta ha sido una política efectiva. Ninguna de las organizaciones que ha entrado al proceso de paz ha regresado nuevamante a la subversión. Se dice que esa política de paz no es innovadora y, por el contrario, es obtusa y repetitiva. Como la define? Existen unos mecanismos que el Gobierno ha flexibilizado, de acuerdo con cada proceso. Hay un principio fundamental en estas negociaciones: la guerrilla debe situarse en algún punto. Lo que no quiere decir que todos los procesos tengan un mismo modelo del que no se ha querido salir. La concentración de la guerrilla no es un capricho del Gobierno, sino lo fundamental para que un proceso de negociación se pueda consolidar y desarrollar. Porque en un país donde hay tantos factores de violencia y donde los mapas de la violencia se superponen unos a otros (donde está la guerrilla también hay narcotráfico y delincuencia común), entonces el Gobierno tiene que preservar la calidad del proceso en el sentido de darles confianza a los actores y a la sociedad de que quienes están comprometidos en esa actitud de paz están cumpliendo su compromiso de suspender las actividades bélicas y delictivas. Organizaciones no oficiales afirman que el Gobierno monopoliza los diálogos y excluye a la comunidad. Es o no cierta esa afirmación? La responsabilidad es del Estado, que, por delegación de la sociedad, tiene que hacer cumplir la Constitución y las leyes. Eso no lo hace por un capricho, sino por una delegación que le han hecho los electores al Presidente de la República, para que gerencie el proceso de paz y lo dirija. La sociedad ha participado en esos procesos. Otra cosa es que no ha sido la que negocia. Qué le deja la Consejería de Paz al próximo gobierno? Si las cosas funcionan de manera eficaz con la CRS, le dejaría cinco organizaciones guerrilleras desmovilizadas y una experiencia de paz y de negociación muy amplia comprobada como positiva. Porque esas organizaciones lo que le están demostrando al país es que los mecanismos de negociación no son ensayos. Y le deja una experiencia de haber negociado con la CG que, aun con su fracaso, demostró que ese camino es válido para todas las organizaciones guerrilleras. Lo que falta es voluntad suficiente de la CG para sentarse seriamente a buscar la paz con el Gobierno. Qué consideración le merecen las actuaciones de la CG? La CG reafirma que no tiene voluntad de paz. Esos gestos son muestras pendencieras, reprochables, censurables. No se puede tratar de doblegar una democracia asesinando. El Eln y las Farc han escogido el peor de los caminos para tratar de realizar sus proyectos políticos. Usted cree que después de estos actos el Gobierno puede sentarse a negociar con esa agrupación? Pues la verdad es que uno aspira a que la CG pueda volver a encontrar unos términos de sensatez que le permitan hacer un examen de todo su proceso. Si la guerrilla hace un examen de su propio comportamiento, analiza la Colombia de hoy y hace un estudio somero de lo que ha pasado en el mundo, la lógica la llevaría a tratar de buscar una solución negociada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.