¿Solo la tasa de interés?

¿Solo la tasa de interés?

31 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Con la apertura de la cuenta de capitales y, en general, con la internacionalización de la economía, los instrumentos de intervención de la autoridad monetaria se redujeron de manera apreciable, al punto de quedar circunscrita su acción a lo que se haga o se deje de hacer con la tasa de interés. Los encajes, aunque utilizados en nuestro medio últimamente, han entrado prácticamente en desuso; los cupos de crédito y los topes a las colocaciones de cartera, antes aplicados con fines regulatorios, también han pasado a la historia; el sistema de redescuento y aún las operaciones de mercado abierto, con una característica más de tipo fiscal que de orden monetario, van camino de convertirse en pieza de museo. El hecho cierto y real es que la acción de la autoridad monetaria está prácticamente limitada a la tasa de interés, instrumento eficaz en muchos casos, pero inaplicable o insuficiente para manejar las diversas situaciones.

Advertido de esta circunstancia y ante la situación actual, la pregunta es: ¿cómo enfrentar las dificultades, si hay problemas de oferta y de demanda imposibles de atender con un solo instrumento? Ya que se alude a ese tema, es preciso recordar que las dificultades en materia de inflación residen en el desequilibrio entre esas dos variables, cuando la demanda se desvincula de la oferta real de bienes. Revisando pasajes de la historia monetaria se aprecia que la aparición del dinero-crédito, o moneda en el sentido moderno, creó la posibilidad de una desvinculación entre el sector real y el monetario, al generar un poder adquisitivo o demanda independiente de la oferta real de bienes y servicios. No obstante, el criterio que prima es el de que, si bien no se puede desconocer el impacto de las variaciones en la cantidad de dinero sobre la economía, la situación de las tasas de interés constituye un factor fundamental en la política económica.

Brevemente, el nivel de la tasa de interés de una economía es el resultado de varios factores que operan dentro de ella, es decir, es uno de los resultantes del equilibrio general. Simplificando la cuestión, se pueden identificar estos factores en: la rentabilidad de la inversión, tanto en capital fijo como de giro; la preferencia en el tiempo de los agentes económicos, que influirá en la asignación de consumo presente y futuro en cada período, y la preferencia por la liquidez que, dada una oferta monetaria, determinará el nivel de saldos monetarios reales mantenidos por los agentes.

Ahora bien; recabando sobre el punto, la explicación tradicional de la inflación se hace en términos de cambios de la oferta monetaria, en las reservas de divisas y en el costo o el interés del dinero. Con la creación del concepto de ‘brecha inflacionaria’, que sub-raya la importancia estratégica de los flujos de ingresos monetarios y la influencia de las medidas fiscales, se aclaró que el problema inflacionario consiste en mantener los gastos, bajo el nivel de la producción, en lugar de permitir que esos gastos suban el valor de esa producción. Entonces, las alternativas prácticas por las que pueden optar las autoridades son las de aumentar los impuestos, fomentar el hábito del ahorro, considerar la posibilidad de estimular el aumento de la producción o, en últimas, limitarse a lo que se pueda lograr con la política monetaria, cuyo fin fundamental es controlar la tasa de expansión de la oferta monetaria. Cualquier política que implique la existencia de grados de libertad con respecto a las metas deseadas, sin evaluar la eficiencia de Estas, implica crear fuentes de inestabilidad. De esta manera, no es cierto que la única opción para manejar el caso sea la tasa de interés, pues no es posible evitar los efectos de las heladas reajustándola.

'' La acción de la autoridad monetaria está prácticamente limitada a la tasa de interés”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.