Secciones
Síguenos en:
LA PASION POR LO POLICIACO

LA PASION POR LO POLICIACO

Traficantes de droga, ancianas que practican el tiro al blanco en las catacumbas, un degollador que asesina en serie, una mujer que es golpeada y arrojada de un puente, un policía que aparece muerto en una calle, un perro epiléptico...

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de abril 1996 , 12:00 a. m.

Personajes que habitan dándole pulso a una ciudad, ese alimento preferido de los perros . En esta atmósfera urbana y oscuramente divertida que se comienza a insinuar desde el primer párrafo, desde el primer capítulo, el lector se encontrará ubicado en Belleville, un suburbio de París y caerá en la trampa mortal del relato cuando, al paso de la lectura, se sienta un habitante de la noche.

Con el estilo innovador del escritor francés Daniel Pennac, el mismo que había asombrado a los colombianos con su obra Como una novela, regresa esta vez con una novela que rompe con el relato tradicional policiaco. El relato centra su tensión en la figura de Benjamin Malaussene, un verdadero antihéroe en el que recaen todas las sospechas del joven inspector Pastor, un policía que piensa únicamente cuando aplica la ley. Es chivo expiatorio de profesión y su esposa tiene seis hijos cada uno de padre diferente.

El hada Carabina (1987) es la primera novela de Daniel Pennac publicada al español y su traducción ágil estuvo a cargo del escritor caleño Gustavo González Zafra.

El hada Carabina Daniel Pennac Editorial Norma 353 páginas $11.800

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.