Los peligros de hallar la verdad

Los peligros de hallar la verdad

El thriller, o la encuesta criminal propiamente dicha, busca indagar sobre aspectos desconocidos del mundo delictivo y sondear el lado oscuro de algunos personajes vinculados con la corrupción o los bajos fondos. Aunque trabaja en un prestigioso bufete neoyorquino, el señor Clayton no ejerce como abogado sino que hace las veces de mediador (un fixer), encargado de arreglar las cosas turbias antes de proceder por las vías legales. Al descubrir las irregularidades de un poderoso cliente corporativo, su integridad se pone a prueba y más cuando ve que su mejor amigo jurista ha caído en desgracia por haberse puesto del lado de los demandantes.

31 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Estas películas exigen especial concentración por parte del espectador quien, si no se pierde, encuentra satisfacciones al desentrañar el misterio que rodea toda conspiración o… esa tendencia a impedir que se revele la verdad. No obstante perderse su narrativa en discontinuidades y aspectos banales de la vida privada, logra articular las piezas del rompecabezas jurídico y entablar conclusiones realmente alarmantes. Tratándose de una multinacional agroquímica que produce fertilizantes nocivos para la salud humana, el caso nos evoca de inmediato la trama de El informante (tabacaleras mentirosas) y, hace poco, El jardinero fiel (medicamentos vencidos).

George Clooney, actor estrella, quien compite por el Oscar con pesos pesados como Daniel Day-Lewis y Johnny Depp, transmite completa veracidad al asumir la personalidad de un divorciado, perdedor y endeudado, que simplemente podría haberse limitado a cumplir el sucio oficio para saldar sus cuentas personales. Habiendo dirigido Confesiones de una mente peligrosa y la sensacional crónica periodística titulada Buenas noches y buena suerte, Clooney demostró su madurez interpretativa en Syriana y en cada nueva salida promete seguir los pasos de tres inteligentes colegas –Newman, Eastwood y Redford–.

Tony Gilroy, guionista de la trilogía Bourne (Identidad - Supremacía - Ultimátum), debuta como director y ha sido doblemente postulado al Oscar de la Academia. Su virtuosa realización acusa signos de densidad cuando se va por las ramas pero también enriquece los dilemas éticos y nos sorprende con los perfiles emocionales que acompañan a su elenco –en especial Tilda Swinton por encarnar el nerviosismo de una profesional que necesita persuadir a sus clientes desde una sala de juntas–. Junto al notable realizador Sydney Pollack, en el papel de uno de los socios fundadores de la firma de abogados, sus otros productores ejecutivos son cineastas prestigiosos (Steven Soderbergh y Anthony Minghella).

mlaurens@coldecon.net.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.