RESUCITA CARLOS MARX

RESUCITA CARLOS MARX

La noticia del triunfo de la izquierda en Italia mereció un exagerado titular a ocho columnas: Marx resucitó. Según el rotativo, el viejo filósofo alemán salió de la tumba como el conde Drácula, porque sus adversarios no tuvieron el prudente cuidado de clavarle en el pecho una estaca ideológica meticulosamente afilada contra un crucifijo de pedernal, como manda el breviario de la lucha contra vampiros. Es eso cierto? Significa el triunfo de la izquierda ex comunista en Italia o en Polonia la revitalización del marxismo? En modo alguno. Ese como el de Venezuela no ha sido un voto pro-comunista. Ha sido un voto de castigo contra la corrupción y el mal gobierno. Un voto parecido al que, hace unos meses, desalojó del poder a los socialistas franceses y reinstaló en el gobierno a la derecha. De lo que se trata, hoy día, es de que el modelo democrático y de economía de mercado funcione con la probada eficiencia de que sabemos que es potencialmente capaz.

28 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

La verdad es que Marx sigue muerto. Rigurosamente muerto. Nadie, o casi nadie, reivindica hoy la locura de la lucha de clases, la estatización de los bienes de producción o la necesidad de instaurar una dictadura del proletariado para llegar a la gloriosa etapa del paraíso comunista. Nadie, o casi nadie, está hoy dispuesto a desempolvar El Capital o a volver sobre los textos de los discípulos amados. En la tumba de Marx, como en las de los faraones, yacen también los cadáveres de Lenin, Rosa de Luxemburgo, Gramsci, Althusser y el resto de los epígonos y palabreros menores. Qué puede hacer en el poder esta izquierda desdentada y pacífica que ha ganado en las urnas italiana y polaca? Sólo puede hacer lo mismo que se espera de la derecha: administrar honradamente, gastar con prudencia, proteger la naturaleza, reducir los impuestos, aumentar la seguridad en las calles, recoger la basura a tiempo y agilizar la cola infinita de los tribunales. Lo que hoy se espera de la izquierda o de la derecha es buen gobierno. Se espera orden, justicia, policías eficientes, buenos hospitales, escuelas, trenes que salen a tiempo y calles limpias. El lema de batalla de estos modestos tiempos que corren es: Viva la gerencia y al que grite viva la revolución lo sacan a tomatazos del poder, porque los ciudadanos, escaldados, saben muy bien que el único bicho humano más destructivo y dañino que el funcionario torpe o corrupto, es el revolucionario puro y duro capaz de destruir la sociedad en la que vive mientras tararea en la ducha la Internacional , con el puño en alto y el rostro transido por la emoción patriótica. Es verdad que los pueblos están cansados de los ladrones y los demagogos, pero tampoco quieren oír hablar de los camaradas y los comisarios. Lo que quieren es buen gobierno.

Ahora falta por ver si la izquierda formada en el guirigay ideológico consigue olvidarse de los manuales de la secta revolucionaria y reemplazarlos por los libros de management de Peter Drucker o el resto de la bibliografía de la Escuela de Harvard de Administración de Empresas. Falta por ver si esa izquierda, que no pudo llegar al poder, cuando la revolución marxista era posible, está hoy dispuesta a jugar el papel burgués y sedentario para el que ha sido contratada en las urnas democráticas del poscomunismo.

Yo tengo mis dudas. Me parece difícil que quienes crecieron adiestrándose para tomar el Palacio de Invierno, pueden sentirse a gusto administrando el Impuesto sobre el Valor Añadido, o jugando dominó en la Cámara de Comercio, en una mesa a la que no deben faltar los líderes sindicales, los padres y patrones, el cura del pueblo y otros actores menores de eso a lo que ahora se llama, incesantemente, la sociedad civil. La izquierda me temo no está lista para ese rol de humilde servidor público, sujeto al imperio de la ley y siempre a la búsqueda del consenso y el pacto. (Firmas Press.)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.