ESTUDIANTES INDÍGENAS PIDEN UN TRATAMIENTO PREFERENCIAL

ESTUDIANTES INDÍGENAS PIDEN UN TRATAMIENTO PREFERENCIAL

Los estudiantes indígenas de Colombia, reunidos en el Segundo Encuentro Nacional de Universitarios Indígenas, propusieron la creación de cursos preuniversitarios -inexistentes en el país-, modificación del puntaje del Instituto Colombiano de Fomento a la Educación Superior (ICFES) exigido por las diferentes instituciones educativas. Para el ingreso de los indígenas en la actualidad el puntaje oscila entre 180 y 300 puntos. También pidieron matrícula gratuita o pago de tarifa mínima, asesoría sicológica, realización de convenios de becas iguales al que funciona en la Universidad Nacional. Según este convenio, los estudiantes indígenas reciben un salario mínimo mensual.

20 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Durante el certamen, los temas discutidos fueron su identidad cultural, el cambio de modelos educativos, los daños al medio ambiente, los problemas de la territorialidad, los compromisos de los estudiantes aborígenes y de las instituciones de educación superior con las comunidades indígenas.

Aunque en los cuatro días del encuentro realizado en la Universidad de Antioquia solo acudieron treinta y cinco indígenas, pues se esperaba la presencia de cien, esto no afectó el entusiasmo y la seriedad de los estudiantes participantes.

La problemática educativa fue uno de los principales temas que se trataron. En conjunto analizaron el proceso de selección, admisión e inscripción y la aplicación y ejercicio de la profesión en las comunidades indígenas.

Abadio Green y Luis Antonio Ortega, dirigentes de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic) reflexionaron sobre la pérdida de la identidad cultural y la educación. En este sentido, Green se refirió al programa de profesionalización de maestros indígenas, que desde hace dos años funciona en Antioquia con la finalidad de que los indígenas adquieran conocimientos sin perder sus costumbres y tradiciones.

El programa consiste en la realización de talleres a cargo de maestros indígenas que manejan la historia, la biología, el arte aborigen y que se reúnen con otro grupo de profesionales universitarios especializados en matemáticas, lingística, antropología, arte, lúdica y lecto-escritura.

Como resultado de estos talleres, los maestros indígenas se convierten en los multiplicadores de los conocimientos adquiridos. Para su proceso de enseñanza utilizan figuras y lenguajes que involucran los elementos del habitat de los indígenas. Los resultados de esta experiencia, según Grenn, han sido muy positivos. Incluso llevó a que hace cuatro meses la Secretaría de Educación del departamento reconociera el cambio curricular en las instituciones educativas en comunidades indígenas.

Otra de las grandes preocupaciones manifestadas por los estudiantes, tuvo que ver con la pérdida de sus territorios y el creciente deterioro del medio ambiente. Se presentaron algunas denuncias sobre la creciente penetración cultural e invasión de espacios por parte de la población no indígena.

Fueron expuestos los casos de la explotación de sal de los wayuu en la Guajira y la construcción de bases militares norteamericanas, para la lucha contra el narcotráfico, cerca de las comunidades de araracuara en la Amazonia; Barrancón en San Jose del Guaviare y de los indígenas tikunas de Leticia.

Para tratar de buscarle una salida efectiva a estos casos, se planteó la conformación de un grupo de investigación que denuncie y emprenda acciones por el reconocimiento de los indígenas. Se contempló la necesidad de formar comités ecológicos para crear proyectos de delimitación de zonas verdes y todo lo concerniente a la conservación de flora, fauna y plantas medicinales.

Los estudiantes reunidos se pusieron tareas específicas, que serán coordinadas por un comité que operará desde Bogotá. El comité quedó integrado por un representante de las universidades presentes en el encuentro como la Universidad de Córdoba, Cauca, Nariño, Caldas, Valle, Antioquia, Pontificia Bolivariana, La Salle y la Nacional.

Las tareas principales serán la discusión y distribución de los estatutos para conformar la Asociación Nacional de Universitarios y Profesionales Indígenas de Colombia (Anupic); realizar un proyecto para concretar convenios con las instituciones de educación superior; propuestas para la agilización de trámites para que todos los estudiantes indígenas del país se beneficien del Fondo de Becas Alvaro Ulcué; coordinación de la organización del tercer encuentro, que tendrá como sede la Universidad de Córdoba, en Montería y redactacción y distribución de las memorias de este segundo encuentro.

Otra de las tareas puestas fue la de la realización y envío de un listado de estudiantes indígenas, para determinar cuántos son, dónde están y qué hacen. Esto posibilitará la realización un archivo que hasta el momento nadie se ha preocupado por hacer.

La ceremonia, que cerró la reunión, fue de integración total. Con chicha, hojas de coca, artesanías, charlas y cantos indígenas. Los estudiantes universitarios del país prometieron seguir trabajando desde sus ciudades por el movimiento indígena porque para ellos ser indígena no significa vestir con plumas, El verdadero aborigen es aquel que trabaja con su comunidad y para su comunidad .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.