Secciones
Síguenos en:
EL CAFÉ SE PREOCUPA POR LA ECOLOGÍA

EL CAFÉ SE PREOCUPA POR LA ECOLOGÍA

Cundinamarca es pionero en el país en cuanto a nuevos procesos ecológicos que permiten un beneficio del café más racional en el uso del recurso natural más importante: el agua.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de abril 1996 , 12:00 a. m.

Desde hace unos dos años los cafeteros tienen acceso al programa de subsidios para beneficios ecológicos de la Federación de Cafeteros. Se trata de mejorar los procesos del café a través de nuevas tecnologías, dijo el coordinador del programa, Fernando Reyes.

En vista del problema de contaminación que significan el mucílago (baba del café) y la pulpa, productos que se desechan del grano, la Federación y Cenicafé (Centro Nacional de Investigaciones del Café) iniciaron un estudio, hace más o menos una década, que terminó en la creación del Desmusilaginador, un aparato que permite el beneficio del café con menor trabajo y mucho menos desperdicio de agua.

Así fue como se pensaron los módulos de beneficio ecológico, de los que hace parte el desmucilaginador.

En el proceso tradicional que consta de siete pasos (colocación del café en la tolva, despulpado, transporte de pulpa, llevado a la zaranda, fermentación, lavado y clasificación, y escurrido), los seis primeros se hacen totalmente con agua.

Con el sistema ecológico el proceso se realiza prácticamente en seco, además de que se produce un café de mejor calidad.

En un beneficiadero corriente se utilizan unos 50 litros de agua para lavar un kilo de café, mientras que con el beneficiadero ecológico se usan sólo 0,75 litros para el mismo kilo, aseguró Reyes.

Además, el agua contaminada ya no se lleva a los ríos sino que se usa para riego del mismo cafetal y abono para los cultivos de lombrices.

Cuando un caficultor comprende la necesidad de mejorar su producción y por ende las instalaciones de su finca, solicita al técnico de la región una visita. El técnico toma una serie de datos y los envía al Comité, aquí se estudian y se asigna una partida para realizar los trabajos , dijo Reyes.

Los caficultores que produzcan más de 100 cargas (1.000 arrobas de café) al año tienen la posibilidad de acceder a los recursos que se asignan para comparar el módulo ecológico necesario e instalar lombricultivos.

Un módulo de beneficio ecológico cuesta al rededor de 2 935.000 (sin despulpadora), de este dinero el Comité subsidia el 50 por ciento.

El módulo permite la utilización de la despulpadora, zaranda y tolva que el cafetero tiene en su beneficio. Es decir, la empresa que vende estos beneficios puede hacer el montaje partiendo de los antiguos elementos que manejaba el caficultor o por el contrario ensamblarlos con todas las partes nuevas.

En fincas donde se produzca menos de 100 cargas no vale la pena montar un beneficio de este tipo, pero estos pequeños caficultores también deben tener un manejo ecológico del beneficio.

El Comité les ofrece subsidios para mejorar el beneficiadero y montar cultivos de lombrices que se convierten en otra fuente de ingresos al vender el abono.

Los lombricultivos nos dan la posibilidad de mezclar la pulpa y el mucílago para alimentar las lombrices y producir un abono que está remplazando en su totalidad a los fertilizantes, tan costosos para los cafeteros.

Así estamos evitando la contaminación, porque el cafetero ya no llevará el mucílago a las quebradas y la pulpa no se dejará a la intemperie en los cafetales , sostuvo Silvia Amaya, asistente de proyectos pecuarios del Comité.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.