Inflación y escasez de alimentos tienen en ‘jaque’ a Venezuela

Inflación y escasez de alimentos tienen en ‘jaque’ a Venezuela

Las apuestas por estos días en Caracas no solo tienen que ver con el nombre del equipo de béisbol que ganará este año el torneo nacional. Muchas de ellas apuntan a definir el tamaño que tendrá la inflación en Venezuela, cuya población está además aquejada por un fuerte desabastecimiento de productos básicos de la canasta familiar.

29 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Los más optimistas afirman que el índice de precios alcanzará en enero al menos 4 por ciento, es decir casi una tercera parte de la meta fijada por el Gobierno, del 11 por ciento para el 2008. Sin embargo, hay quienes apuestan porque el indicador de precios en el primer mes del año podría alcanzar del 6 al 7 por ciento.

El año pasado el aumento en los precios llegó al 22,5 por ciento según el Instituto Nacional de Estadísticas, INE, pero la tendencia se mantuvo al alza en los últimos meses del 2007.

Pedro Palma, uno de los más connotados economistas venezolanos, considera que si el gobierno del presidente Hugo Chávez no quiere agudizar la actual situación, tendrá que aguantarse las ganas de cerrar la frontera, pues buena parte de los productos que se compran en Colombia han ayudado a frenar la ola alcista y de desabastecimiento que se vive en el país.

Por eso asegura sobre la crisis que enfrentan Colombia y Venezuela: “no creo que pase a tener consecuencias económicas importantes porque esta es, en esencia, una crisis política”.

José Manuel González, presidente de Fedecámaras, el principal gremio del vecino país, asegura que de tomar medidas drásticas, el mayor perjuicio lo tendría Venezuela, ya que el año pasado el 40 por ciento de los productos importados desde Colombia eran alimentos, que justamente son los bienes que mayor escasez presentan por estos días en algunos estantes de los principales supermercados del país.

Y es que el desabastecimiento pasó de ser un “invento de la oposición”, según aseguraban hace unas semanas funcionarios del Gobierno, a una realidad que ha llevado al propio jefe del Estado a promover la creación de una división en la petrolera estatal, Pdvsa, para que se encargue de garantizar el suministro de alimentos.

El nacimiento de Pdval -la división de alimentos de la petrolera- es para algunos analistas la comprobación de que el Gobierno está reconociendo las fallas que han tenido dos de sus principales políticas económicas: el control de precios y el control de cambios.

Las dos fueron formuladas en el 2003 y buscaban no solo beneficiar a los consumidores, sino también promover la producción y autosuficiencia alimentaria. Sin embargo, no se ha logrado ni lo uno ni lo otro y su revisión parece inminente, según anticipó el economista Luis Vicente León, de la firma Datanálisis.

El control de precios ha desestimulado la producción, pues muchas empresas no pueden trasladar a sus productos los mayores costos de materias primas que se producen o se importan. Esto hace que resulte más rentable importar.

Pero si este mismo año el Gobierno decidiera reformular esta política, el costo podría ser bastante alto, ya que de inmediato se traduciría en un aumento de precios del sector productivo solo para actualizarlos.

El control de cambios, por su parte, ha atado el precio del dólar de manera artificial y durante tres años, generando baja competitividad para los exportadores, según reconoció el presidente de la Asociación Venezolana de Exportadores, Avex, Francisco Mendoza.

Pero, de ser revisada esta política, también tendría un fuerte impacto económico pues dispararía el precio del dólar a un nivel superior al actual, de 2.150 bolívares, provocando aumentos de precios.

Nadie apuesta por una rectificación del gobierno Chávez en materia económica, en un año difícil para el presidente, cuando se juega su prestigio con unas elecciones regionales programadas para octubre próximo y cuando se espera que el gasto público se desborde nuevamente.

SE COMPLICA LA SITUACIÓN DE POLÍTICA INTERNA.

Los fuertes pronunciamientos del presidente Hugo Chávez contra su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, han sido enmarcados por analistas y ex ministros venezolanos en la necesidad del mandatario vecino por mantener su popularidad en momentos en que la situación interna está candente. La aparición intermitente de productos como leche, pollo y huevos en los estantes de los principales supermercados ha generado inconformidad entre los consumidores, que se quejan además por los aumentos en los precios de productos no controlados. A esto se suman las protestas de los trabajadores informales de las principales ciudades, conocidos como ‘buhoneros’, que han comenzado a ser reubicados para mejorar la movilidad. Este proceso ha generado fuertes enfrentamientos y baja en el nivel de popularidad del presidente Hugo Chávez, en pleno año electoral

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.