LA METOQUIA, EL METANIARE Y LA ORINOQUIA

LA METOQUIA, EL METANIARE Y LA ORINOQUIA

Meta, Casanare, Arauca y Vichada, más Guaviare, Guainía y Vaupés, constituyen en el firmamento colombiano una constelación de territorios con intereses comunes; forman una región cuyo destino promisorio depende principalmente del manejo que se les de a las cuencas de sus ríos tutelares. La clase dirigente de estos territorios, tan preocupada por el inminente manejo de los petrodólares, poco caletre le ofrenda al tema de la cohesión regional y de búsqueda de la trocha más idónea para alcanzar tal objetivo.

27 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Lo primero es tomar conciencia de la influencia de nuestros ríos en la vida cotidiana de los asentamientos humanos; reconciliarnos con la naturaleza y andar la vía ecológica. El ordenamiento territorial lo hizo la propia naturaleza mediante las cuencas, las microcuencas y las macrocuencas. Eso debiéramos recordárselo al Congreso Nacional, para que lo tenga en cuenta en la elaboración del Estatuto de Reordenamiento Territorial, una ley tardía porque va a aparecer después de que han nacido otras que han debido ser consecuencia de aquella.

Lo segundo es el manejo que se les debe dar a los ríos para que sean fuente de riqueza y no de destrucción. Cuencas, más asentamientos humanos, determinan categorías culturales que son fuente de la dinámica de los pueblos.

Tome usted el mapa de Colombia y advertirá que la Metoquia (o cuenca del río Meta) está integrada por Meta, Casanare, Arauca y Vichada, cuya denominación viene del nombre de sus propios ríos, que forman microcuencas tributantes del Meta. La región de la Metoquia tiene una misma formación geológica y hace parte de la macrocuenca orinoquense.

Baje un poco la vista en el mapa y encontrará el río Guaviare, línea arcifinia entre el llano y la selva. La selva de la margen derecha del río Guaviare, siendo de naturaleza distinta de la llanura, no obstante su cultura está impregnada de joropo y de coleo y sus actividades económicas se hacen por el río y por el aeropuerto de Vanguardia. Observe cómo las dos cuencas, la del Meta y la del Guaviare, paralelas y tributantes del Orinoco, atan una gran región que podemos denominar Región del Metaniare, a la cual hemos de agregar el Vaupés, y así está conformada la región de la Orinoquia colombiana.

No se trata, simplemente, de darles una denominación a las subregiones, sino de crear una mística, una ideología regional, unos propósitos de patria chica y patria grande. Porque es cierto, el futuro de Colombia está a este lado de la Cordillera Oriental, pero si cuenta con una clase dirigente capaz de entender el momento estelar y de dirigir el proyecto.

Tiene conciencia, nuestra clase dirigente, de la gran tarea? Se decidirá el Meta a liderar este proceso? Téngase en cuenta que sobre el tema regional muchos hablan, pero pocos piensan. Se trata, entonces, de empezar a pensar. Por ejemplo, comenzar por preguntarse si para pensar la Orinoquia es necesario primero pensar la Metoquia y el Metaniare. He ahí un gran desafío!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.