LOS 30 AÑOS DE FEDEGAN

LOS 30 AÑOS DE FEDEGAN

Simultáneamente con los 30 años de la Federación Colombiana de Ganaderos, el Congreso de la República promulgó una ley, ya sancionada por el Ejecutivo, que crea el Fondo Nacional del Ganado, instrumento que por primera vez se da al subsector y el que se espera sea eficaz en la captación de recursos y en la modernización, tanto del gremio como de la industria pecuaria, con beneficios que han de extenderse a las regiones ganaderas y de contera a los empresarios en particular. En cuanto a la vida de la federación, ésta se ha desenvuelto entre prosperidad y crisis pero conservando su liderazgo, como jalón que ha demarcado la actividad ganadera nacional. Nació Fedegan entre los rayos y centellas que hicieron el revolcón en las épocas de los años 60 y 70. Los directivos de la federación, entre quienes se encontraban figuras de primer orden como Miguel Santamaría Dávila, Oliverio Lara Borrero, Argemiro Martínez Vega, Augusto Espinosa Valderrama y Arturo Bonet Trujillo, entre otros, le impr

27 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Esta confrontación se desenvolvió en estadios desiguales: mientras los ganaderos luchaban con Fedegan a la cabeza, acompañándola unidos en sus reclamos y decisiones, los beneficiarios de la Reforma Agraria, fueran estos los necesitados de tierra o los oportunistas, estaban apoyados por toda la maquinaria oficial y un ejército de funcionarios públicos vinculados al Incora se cruzaban por todos los caminos de Colombia con un discurso oficial de lucha de clases, muy extraño por cierto, a las convicciones nacionales. Desde luego, estas fuerzas crearon un ambiente hostil a la inversión y el trabajo rural, que posibilitó en el corto término de 10 o 12 años transformar a una nación campesina en montoneras citadinas.

La gestión de Fedegan, convertido ya en un gremio poderoso para reclamar y hacerse oír, se unificó nacionalmente a través de comités de ganaderos que organizó en todas partes congresos, juntas, conferencias, almacenes de insumos agrícolas y pecuarios, comercialización de vehículos e implementos, producción de sal mineralizada y, en fin, toda una empresa en permanente ebullición, le fue diciendo al país que ya había un gremio ganadero. Sus tentáculos se extendieron a la acción oficial y contribuyó en mucho para amortiguar los efectos nocivos de la Reforma Agraria que se trataba de imponer.

Fue vistosa su actividad en el desarrollo y conceptualización del Banco y de los Fondos Ganaderos; en la búsqueda de mercados internacionales para el ganado y carne colombianos; en la entrada al país de nuevas razas; en la creación de un organismo americanista para discutir con los gobiernos y proponer soluciones a los problemas pecuarios. Todas estas disciplinas, acrecentadas con las oportunidades y requerimientos de estos nuevos tiempos es el trabajo que le espera a Fedegan dentro del proceso de consolidación que ha de llegar como consecuencia de los efectos de la ley que crea el Fondo Nacional del Ganado y el ingreso a sus arcas de la cuota de fomento lechero y ganadero.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.