Secciones
Síguenos en:
NI CUENTISTA NI NOVELISTA: ESCRITOR

NI CUENTISTA NI NOVELISTA: ESCRITOR

Los últimos cinco años han sido para el escritor colombiano Philip Potdevin un prolongado cuarto de hora . Porque a través de ellos se ha forjado como escritor. Y a través de ellos, también, ha demostrado cómo de la lectura voraz a la creación literaria tan solo hay un paso. Ese que alguna vez dio y tuvo éxito.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de abril 1996 , 12:00 a. m.

Hoy, hablar de Potdevin es hacer referencia a un escritor consolidado. Después de haber ganado el Premio Nacional de Cultura con su novela Metatrón, hace dos años, y de tener a su haber tres de los más importantes concursos de cuento del país, Philip Potdevin sigue produciendo.

Su nuevo libro de relatos tiene una temática erótica, cosa que no se le veía desde cuando escribió A través del lente. A qué se debe este regreso? Después de esa gran inmersión en el tema angeológico con la novela Metatrón quise descansar. Era una manera de separarme de todo ese trabajo alrededor de los ángeles de Sopó. Por eso, en Estragos de la lujuria (y sus remedios) se presentan 12 cuentos eróticos en distintos lugares y épocas, desde la Bogotá actual hasta la Grecia antigua. Lo que une los relatos es la búsqueda de la iluminación y la sabiduría a través de la experiencia sexual.

Después de haber ganado los tres más importantes concursos de cuento del país (el Alejo Carpentier, el Carlos Castro Saavedra y el Prensa Nueva, de Ibagué) y el Premio Nacional de Novela, se considera cuentista o novelista? Me siento más a gusto como escritor. No quiero encasillarme bajo ningún género, porque creo que los géneros son solamente formas de expresión.

Qué está leyendo en este momento? Estoy leyendo dos libros de Maurice Blanchot, El diálogo inconcluso y El espacio literario.

Cómo ve a las nuevas generaciones de escritores en Colombia? Veo que la gente que está escribiendo en la actualidad no toma como patrón de medida a García Márquez. La personas que hoy escriben están buscando propuestas nuevas. Están regresando a las formas tradicionales de la narración. La gente joven sabe que la literatura sigue vigente y que el arte de contar es milenario.

Después de este libro de relatos eróticos qué viene? Hay una novela que está casi lista y que se llama Mar de la tranquilidad. También hay un libro de poesía bajo el nombre 25 haikús, un género de poesía del Japón que, a pesar de su dificultad, es hermoso porque comprime el universo en 17 sílabas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.