UN JUEGO DE PROFESIONALES

UN JUEGO DE PROFESIONALES

La pólvora y los juegos pirotécnicos hacen parte de nuestra cultura, no existe ciudad o pueblo colombiano que no tenga un polvorero para preparar en cada festival las tradicionales mechas y voladores. Sin embargo, la pólvora no es siempre motivo de alegría, cada año cientos de niños quemados llegan a los hospitales debido a la irresponsabilidad de los adultos que no toman medidas mínimas de precaución. La gran diferencia entre nuestro país y otras naciones como Estados Unidos, Francia, China y Japón, es que en esos territorios la costumbre de la gente consiste en disfrutar del espectáculo que presentan los profesionales de la pirotecnia, los cuales aprenden el arte en las universidades, y no en manipular directamente la pólvora.

24 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Gracias a estos expertos, los estadounidenses pudieron presenciar durante dos horas todo un espectáculo de luces y colores en el aniversario de la estatua de la Libertad.

Los descubridores de la pólvora fueron los chinos, pero quienes inicialmente la utilizaron fueron los árabes, manipulándola como explosivos en las guerras. En la actualidad, el uso de la pólvora es universal, se utiliza en fiestas populares, aniversarios, navidades, Año Nuevo, campañas políticas y días religiosos.

En Colombia los riesgos de accidente por el uso de la pólvora son frecuentes debido a la manipulación inadecuada, la distribución indiscriminada, la irresponsabilidad de los adultos que no controlan a los niños y la falta de información sobre algunos productos peligrosos.

En nuestro país más de 20 mil familias viven de la fabricación artesanal de la pólvora y sólo existen dos empresas grandes que trabajan a nivel industrial y exportan a otras naciones de Latinoamérica.

La fabricación artesanal de pólvora se hace sin cumplir la legislación existente y sin obedecer a las mínimas reglas de seguridad, motivo por el cual, un buen porcentaje de niños quemados proviene del negocio clandestino, donde deben ayudar a sus padres a empacar los productos que muchas veces son de gran toxicidad, como el fósforo blanco con el que se preparan los totes.

Recomendaciones No permita que niños menores de 12 años utilicen todo tipo de pólvora, sólo es prudente que prendan luces de bengala, siempre y cuando estén siendo observados por un adulto. Recuerde que el 90 por ciento de los quemados son siempre niños.

Para su seguridad, utilice lentes y guantes gruesos cuando vaya a quemar la pólvora.

Verifique que no haya cuerdas de la luz cerca de donde usted esté prendiendo pólvora.

No juegue con la pólvora, utilícela responsablemente.

No altere ni modifique los productos.

Los voladores se deben echar siempre en un tubo enterrado firmemente.

Nunca le ponga la cara a los productos para verificar si están encendidos.

Lávese las manos siempre, después de que se haya divertido con pólvora.

Asee siempre el lugar donde se haya quemado pólvora.

Definitivamente, la pólvora y el licor nunca hacen pareja. Por eso, no tire pólvora cuando haya ingerido licor.

No utilice la pólvora para agredir a la gente.

Mantenga la pólvora fuera del alcance de los niños.

No ensaye la pólvora cerca de las casetas de venta.

Evite almacenarla por largos períodos de tiempo; no compre más de la que va a gastar.

Evite utilizar los totes, ya que contienen fósforo blanco, un peligroso tóxico.

Nunca utilice pólvora en lugares residenciales, cerca a talleres o estaciones de gasolina.

Qué hacer en caso de peligro Si se presentan quemaduras en la boca o labios, aplíquele a la persona agua fría o hielo.

Si la pólvora ha hecho contacto con los ojos, evite que la persona mire directamente la luz y transpórtela al centro asistencial más cercano.

Cuando se presenten síntomas de intoxicación afloje la ropa si está apretada y ponga a la persona en posición de seguridad boca abajo para evitar que el veneno expulsado pueda ser ingerido nuevamente.

En caso de presentarse quemaduras graves en niños o adultos, actúe de la siguiente manera: Lave la zona quemada con agua limpia y fría.

No trate de despegar la ropa que haya quedado adherida a la piel para evitar complicaciones.

No ponga grasa, pomadas, aceites, polvos ni soluciones de ningún tipo.

Cubra las partes afectadas con compresas, pañuelos, sábanas o toallas limpias.

Traslade a la persona a un centro asistencial.

La pólvora, por ser un material explosivo, siempre presentará riesgos para las personas que la manipulen; por eso, lo más recomendable es aprender a utilizarla respondiendo a las medidas de seguridad que hemos expuesto anteriormente.

La Dirección Nacional para la Prevencion de Desastres ha elaborado una cartilla especial sobre el manejo y uso adecuados de la pólvora, que será distribuida a través de los diferentes diarios nacionales, buscando así que estas festividades decembrinas sean una ocasión feliz y segura para todos los colombianos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.