ROCKEFELLER REDESCUBRIÓ A AMÉRICA

ROCKEFELLER REDESCUBRIÓ A AMÉRICA

Hace más de dos años, David Rockefeller, uno de los más grandes negociantes del mundo, comenzó a mirar hacia América Latina con mucho interés. En ese tiempo, en un almuerzo le comentó a John Avery y George Landau, dos altos ejecutivos amigos suyos, que en el Oriente las cosas se estaban haciendo muy bien, pero que el foco, el punto de desarrollo estaba más cerca de lo que se pensaba, quizá por los lados de América Latina... .

26 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Así, a mediados de 1991 comenzó a gestarse la idea de realizar un seminario sobre el surgimiento del nuevo mercado latinoamericano. Rockefeller, el hombre de los grandes negocios, que siempre miraba hacia Japón y Europa era el gestor intelectual de reunir a mil empresarios del mundo para que miraran lo que pasaba en América Latina.

Hoy, aquello es una anécdota que no olvidó ninguno de los tres. Es que David Rockefeller heredó ese sentido de negocios de sus otras generaciones. Tanto Avery, que este año ascendió a la presidencia del Consejo de las Américas, y Landau también miembro de la institución, saben que Rockefeller siempre propone las cosas, con tanta sencillez, que sorprende.

Es un hombre simpático, al que se le puede hablar fácilmente. Se movía por el Hotel Fontaneibleau Hilton de Miami, como un huésped más.

Escuchaba las conferencias que le interesaban e iba de aquí para allá, atento a las inquietudes de mucha gente. Contrariamente a lo que se crea, no era asediado, ni estaba rodeado de medidas de seguridad.

Saluda, cruzaba palabras con algunas personalidades y seguía su camino. En un almuerzo, en el que participó EL TIEMPO, habló ampliamente sobre América Latina.

David Rockefeller es un hombre práctico, que habla sin rodeos, que nunca pierde su sonrisa y ese semblante de persona contenta que transmite un gran positivismo. Eso sí, cuando él habla todos callan y escuchan con interés.

El año pasado, Latinoamérica nos dejó una gran experiencia, mostró su dinámica y fue un año de gran crecimiento. En 1993 lo será mucho más. Estamos viviendo el momento en que esa vitalidad se incrementa increíblemente... .

En ese instante guarda unos segundos de silencio y dice: Yo nunca dudé que el tratado de libre comercio de Estados Unidos, con Canadá y México se aprobaría, siempre estuve seguro de que pasaría, como estoy seguro que ese acuerdo se extenderá rapidamente .

La mejor opción la tiene Chile. Después vendrá el resto de los países, aunque en este momento las mejores oportunidades de crecimiento las tiene México. Por qué? Porque tiene una dinámica y un crecimiento que no se había visto en este siglo .

Con esos comentarios, el gran heredero de la dinastía deja ver su pasión por los negocios, por las inversiones, por descubrir nuevos mercados.

Le encanta el tema económico y es el único que toca, nadie lo desvía de allí, es lo más importante, es el aire que le da su gran vitalidad.

Japón y Europa se tendrán que dar cuenta de que necesitan dialogar directamente, a gran nivel con los gobiernos de América Latina. La cantidad de servicios y de oportunidades los tentarán , agregó.

Esta es otra cosa de las que está seguro. Por eso, sin rodeos, invita a todos los inversionistas a moverse rápido en los mercados latinoamericanos, sin temores, únicamente con olfato para los negocios.

Para algunos inversionistas, que aquellas palabas vengan de Rockefeller son la mejor garantía. Si no fuera así, dijo Erick Soamers, un empresario de Alabama, Rockefeller no lo diría. A él hay que escucharlo, es un conocedor del mundo .

Por eso fue que el Concilio de las Américas, del cual hace parte Rockefeller, organizó el seminario relacionado con el surgimiento sobre el mercado latinoamericano , no sin antes haber realizado un foro, en abril de este año, sobre los tratados y las inversiones, una visión y una agenda hacia las Américas . Allí quedaron planteadas las necesidades y lo que se deseaba.

Ese primer paso también fue impulsado por Rockefeller, que tiene en su mano las llaves de los negocios del mundo, mucho más ahora que se habla sobre América Latina como palabra mayor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.