¿Y ahora qué?

¿Y ahora qué?

Definitivamente con Chávez no hay remedio. Yo pensaba que su mediación con las Farc podía ser efectiva y por eso juzgué algo precipitado que el presidente Uribe la cancelara. Desde luego daba por descontado el histrionismo, los desafueros verbales, los números de circo a que nos tiene acostumbrados el líder bolivariano. Es su estilo. También temía que se valiera de su papel de mediador para darles a las Farc un vistoso protagonismo en la escena internacional. Era el precio que nos correspondía pagar con tal de esperar el éxito de su gestión.

23 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Confiaba yo en dicho éxito por dos razones. La primera, porque las Farc lo escuchan; al fin y al cabo, comparten su mismo desvarío ideológico. La segunda, porque Chávez –lo ha demostrado en su país, en Bolivia, Ecuador y Nicaragua– cree que hoy en día la opción electoral, con su respaldo financiero, es mejor vía que las armas para llegar al poder. En el caso de Colombia, podía inducir a las Farc a contemplar el apoyo a una amplia alianza de la izquierda para suceder a Uribe en el 2010. La liberación de los secuestrados beneficiaría de manera espectacular tal opción.

Ilusiones, lo confieso ahora. En vez de estimular un cambio de rumbo en las Farc, Chávez decidió que ellas tenían un proyecto bolivariano digno de respeto y tranquilamente negó el carácter terrorista de sus acciones. Ramón Rodríguez Chacín, su ministro del Interior, fue aún más lejos. “Estamos pendientes de su lucha”, les dijo a los guerrilleros. O sea, “sigan adelante, muchachos”.

Después de esto, ¿quién puede ver a Chávez como mediador, si de antemano toma la vocería de una de las dos partes del conflicto? Él parece ignorar que el carácter terrorista de una organización se lo dan sus acciones y no sus sueños y objetivos. Eta, en España, es terrorista no porque busque la independencia del País Vasco, sino porque su arma de lucha son los atentados. Curiosamente, en su comunicado de respuesta a Chávez, el gobierno colombiano incurre en el mismo error cuando cree que las Farc no obedecen ya a un ideario marxista ni responden a un proyecto político. Claro que sí.

Buscan el poder y son fieles a una ideología que produjo en el siglo pasado 100 millones de muertos. Es esa ideología la que santifica sus actos terroristas porque para ella el fin justifica los medios.

Descartado Chávez como mediador, ¿qué se puede hacer por los secuestrados? Seamos realistas: de nada sirven con las Farc propuestas y concesiones del presidente Uribe o la mediación de la Iglesia. Desfiles, pancartas y exhortaciones no las conmueven... Quien mejor ha visto el problema es el escritor y filósofo francés Bernard-Henri Lévy. “Lo que realmente quieren las Farc –escribió en días pasados–, lo que me dijeron a mí y lo que me sorprende que algunos se obstinen en no entender, es ser considerados como beligerantes y no como bandidos (tal como los califica con razón la prensa) o como terroristas (como los catalogan, con justicia, las listas negras del Departamento de Estado)”.

El filósofo francés considera que un auténtico mediador –no Chávez, dice él– debe discutir esa opción con las Farc. Si aspiran a tener dicho estatus deben suspender secuestros, atentados, minas, ataques a la población civil, reclutamiento de niños, carros y paquetes bomba, pues la guerra tiene también sus leyes. Mediadores internacionales tendrían a su cargo que estas condiciones fueran cumplidas.

Comprendo que esta sugerencia provoque escalofríos en Colombia. Proviene, sin embargo, de un escritor que ha ido al encuentro de la guerrilla y ha denunciado sus horrores en el libro Las guerras olvidadas. Se trata, según él, de tomar el toro por los cuernos y condicionar sus exigencias. Y la verdad es que, cuando cuelga de un hilo la vida de Íngrid Betancourt y se revela como nunca la agonía de 700 secuestrados, ninguna opción, por cuestionable que parezca, debe ser descartada de antemano. Estamos frente al más horrible chantaje de nuestra historia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.