RIQUEZA, VIAJE AL FONDO DEL MAR

RIQUEZA, VIAJE AL FONDO DEL MAR

Grandes chimeneas de roca que disparan agua caliente y nutren un conjunto de criaturas extrañas también están alimentando una gran cantidad de derivados económicos, lo que ha llevado a algunos expertos a denominarla el siguiente trofeo de la competencia mundial por los recursos naturales. Estos oasis de calor y vida en las heladas profundidades del océano fueron descubiertas hace 15 años y desde entonces se han encontrado a lo largo de las cadenas volcánicas que rodean la Tierra. Las chimeneas, que tienen hasta 15 pisos de altura, se forman cuando las aguas heladas pasan a través de grietas en el suelo del mar, absorben calor, retiran minerales, los transportan hacia arriba y los liberan en forma de depósitos sólidos mientras que el líquido, que ahora está supercaliente, se mezcla de nuevo con el agua del mar helada.

26 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Ya se están obteniendo ganancias de los exóticos microbios que habitan en el interior y alrededor de los monolitos rocosos. Estas bacterias, a las que les agrada el calor, son extraordinarias en el sentido de que algunas pueden sobrevivir en agua a una temperatura superior a los 370 grados centígrados. Esta fortaleza las convierte en una mina para las compañías de biotecnología, que están aislando, duplicando y vendiendo sus enzimas extremadamente estables para ser utilizadas en ingeniería genética.

Los científicos afirman que dichas herramientas probablemente les den un gran impulso a la biotecnología y otras industrias.

Somos como niños en un almacén de dulces. Con la biotecnología, apenas estamos raspando la superficie. Las industrias alimentaria y farmacéutica también están comenzando a entrar a esta área, especialmente con las enzimas que modifican los azúcares. Estos organismos tienen el potencial de hacer una gran cantidad de cosas notables, tales como degradar los desechos tóxicos. Todo tipo de adelantos son posibles , afirmó John A. Baross, un microbiólogo de la Universidad de Washington, en Seattle, que colecciona y estudia los microbios amantes del calor.

Un tipo diferente de desarrollo es la riqueza mineral. Las chimeneas y sus regiones adyacentes parecen estar llenas de metales raros tales como el zinc, el cobre, la plata y el oro, que, juntas, valen una cantidad incalculable de miles de millones de dólares. Aunque dados el frío, la oscuridad y la presión aplastante de la profundidad, la minería comercial está muy lejos de ser una realidad en el mediano futuro, estos depósitos están siendo evaluados cuidadosamente por Japón, Alemania, Canadá y Estados Unidos.

Más importante aún es la nueva comprensión del proceso a través del cual los metales se concentran en la profundidad, que se ha convertido en un elemento analítico de la riqueza mineral en superficie, con exploradores alrededor del mundo que ahora buscan tajadas de lo que hace años era el antiguo suelo marino.

Expertos afirman que el abismo parece estar lleno de riquezas minerales y biológicas y que probablemente revelará más sorpresas en las décadas que vienen.

El océano profundo tiene importantes implicaciones acerca de recursos que apenas estamos comenzando a comprender , dijo Peter A. Rona, un científico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica quien ha escrito ampliamente acerca de este tema.

El mundo desconocido de las fuentes calientes del mar profundo y sus formas extrañas de vida fue descubierto por primera vez en 1977 por científicos americanos que buceaban en las profundidades del océano cerca de las Islas Galápagos.

El lugar formaba parte de una cadena de fisuras volcánicas de más de 65.000 kilómetros de longitud, que rodea la Tierra como las ranuras de una bola de beisbol y que crea nueva corteza en estallidos periódicos. Los científicos descubrieron un derivado sutil de este proceso: las fuentes calientes.

Los animales encontrados en este ambiente incluían gusanos tubulares y almejas gigantes. Al ser llevadas a la superficie, las criaturas olían a huevos podridos, una señal de la presencia de azufre. Resultó que la principal fuente de energía no era la luz solar, la base de la fotosíntesis, sino compuestos de azufre. Los nuevos animales se alimentaban de sustancias que a la mayoría de los demás les resultaban venenosas.

El potencial minero de estos lugares surgió rápidamente. En 1979, cientificos americanos que estaban explorando el océano cerca de la costa de México encontraron altas chimeneas de rocas que despedían agua extraordinariamente caliente, que estaba negra por su contenido de minerales, similar a una humareda. Se vio que las chimeneas estaban compuestas por una mezcla de minerales conocidos como sulfuros polimetálicos.

Estas mezclas son uno de los tipos más comunes de depósitos minerales en tierra y generalmente incluyen hierro, cobre, zinc y, algunas veces, cantidades significativas de plata y oro. Estos depósitos han sido explotados por los humanos durante siglos.

Se considera que el proceso que tiene lugar en el suelo marino es bastante claro. El calor volcánico actúa como un horno para concentrar los metales encontrados en pequeñas cantidades en la corteza y el agua marina. Por ejemplo, se estima que cada milla cúbica de agua marina guarda 38 libras de hierro. A medida que el agua caliente fluye a través de las ranuras de la subsuperficie, se torna muy ácida y filtra extraños minerales de la corteza.

Algunos minerales pueden precipitarse bajo el suelo marino cuando encuentran agua fría en la roca porosa y forman depósitos difusos de mineralización en expansión, mientras que otros se precipitan en la superficie, en agua helada, para formar chimeneas bien definidas.

En 1981, científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, que estaban explorando cerca de Galápagos, encontraron chimeneas encima de un cuerpo mineral que, de acuerdo con sus cálculos, guardaban 25 millones de toneladas de sulfuros. Se calculó que el valor del cobre en este depósito ascendía a 2.000 millones de dólares.

Estas cifras atrajeron la atención de la administración Reagan, a la que se le indicó que el suelo marino Gorda, cerca de la costa de California y Oregon, probablemente estaba bordeado de riquezas similares. El 10 de marzo de 1983, en una proclamación de 532 palabras, que recibió poca atención del público, el presidente Ronald Reagan duplicó el tamaño de Estados Unidos al reclamar la soberanía sobre las aguas que se extienden 200 millas naúticas (o 230 millas terrestres) de los territorios y posesiones del país. Señaló que esta expansión de los derechos soberanos adelantaría el desarrollo de los recursos oceanográficos .

Un mar de dinero Los científicos están sorprendidos por las extraños organismos que se encuentran en cercanías de las chimeneas del fondo del océano.

En 1988, aislaron un microbio, el Pyrococcus Genus, de una chimenea en el fondo del Golfo de California. A diferencia de las bacterias terrestres, este podía crecer y su química corporal operar a temperaturas sobre el punto de ebullición, que, a nivel del mar, es de unos 100 grados centígrados.

La firma New England Biolabs Inc., de Estados Unidos, tomó el microbio y aisló de él una importante enzima que manipula finas unidades de material genético, conocido como ADN, la clonaron y luego la vendieron.

La enzima es la ADN polimerasa, conocida comercialmente como Deep Vent. Esta puede acelerar la reacción en cadena de la polimerasa, o PCR, que permite a los científicos hacer millones de copias de pequeñas cantidades de ADN.

En Jurassic Park, los científicos usan la PCR para recrear los dinosaurios.

Las ventajas de las nuevas enzimas son muchas, pero quizás la más importante es la de permitir que la química genética sea conducida en líquidos hirvientes, un paso que automáticamente mata la mayoría de las bacterias terrestres y ayuda a asegurar que los químicos genéticos sean puros. La contaminación con ADN foráneo es uno de los principales problemas y fuente de error en el trabajo de PCR.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.